PRESIDENTE DEL COMITÉ ORGANIZADOR DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE TOKIO 2020 DIMITE POR COMENTARIOS SEXISTAS.

El presidente del comité organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Yoshiro Mori, se dispone a dimitir por unos comentarios sexistas que provocaron indignación en Japón y en el extranjero, informó este jueves la prensa japonesa.

Varios medios de comunicación japoneses, que citan fuentes anónimas, afirman que Mori, de 83 años, ha dicho que tiene la intención de dimitir y que lo anunciará en una reunión de los organizadores de los Juegos Olímpicos el viernes.

La semana pasada Mori, un exprimer ministro japonés (2000-2001), conocido por su meteduras de pata verbales, declaró que las mujeres hablaban demasiado tiempo durante las reuniones de los consejos de administración, lo que para él era “molesto”.

Se excusó torpemente al día siguiente durante una rueda de prensa, excluyendo dimitir.

Esto produjo una avalancha de críticas en Japón y en el extranjero. Incluso los patrocinadores de los Juegos Olímpicos, normalmente discretos, se manifestaron estos últimos días, como el gigante automovilístico Toyota, afirmando que los comentarios de Mori eran contrarios al espíritu olímpico.

El martes, el Comité Olímpico Internacional (COI), que había primero considerado cerrado el asunto tras las excusas de Mori, terminó también por juzgar las palabras como “absolutamente inapropiadas”.

Protestas contra Mori.

Este escándalo es una nueva espina para los organizadores de Tokio 2020, que tratan de que se recupere el entusiasmo por los Juegos (23 de julio-8 de agosto de 2021), aplazados el año pasado debido a la pandemia, cuando el contexto sanitario mundial sigue siendo preocupante.

Deportistas como la estrella del tenis femenino japonés Naomi Osaka, voluntarios olímpicos, miembros de la oposición parlamentaria en Japón y personal de la embajada en Tokio han protestado en los últimos días tras el caso Mori.

La alcaldesa de Tokio, Yuriko Koike, también aumentó la presión el miércoles al anunciar que no asistiría a una reunión de todas las partes interesadas en los Juegos Olímpicos, prevista para finales de este mes.

Una petición en línea lanzada hace una semana que insta a los funcionarios olímpicos a no quedarse de brazos cruzados superó el jueves las 146.000 firmas.

Los organizadores de Tokio-2020 tienen previsto reunirse el viernes para “expresar su opinión sobre las declaraciones del señor Mori” y discutir sus “futuras iniciativas” en materia de igualdad de género, según un comunicado emitido el miércoles.

Según los canales de televisión japoneses TBS y NTV, el exfutbolista Saburo Kawabuchi, de 84 años, podría ser nombrado en sustitución de Mori.

El presidente de Tokio-2020 pidió este jueves a Kawabuchi que ocupe el cargo y este último aceptó, siempre según medios locales.

“Si soy elegido presidente, daré lo mejor de mí mismo”, declaró Kawabuchi a periodistas tras una entrevista de una hora aproximadamente con Mori, informó la cadena de televisión pública NHK.

Posible sucesor.

Como primer dirigente de la liga japonesa, la J-League, (1991-2002) y después de la federación de fútbol (de 2002 a 2008), Kawabuchi desempeñó un papel fundamental en el desarrollo del fútbol profesional y en la popularización de este deporte en Japón.

Después presidió la Federación Japonesa de Básquet, y en la actualidad ocupa el cargo simbólico de alcalde de la Villa Olímpica de Tokio-2020.

El caso Mori es un nuevo episodio de la tumultuosa saga de los Juegos de Tokio, ya marcada por dos dimisiones de altos responsables en 2019.

En marzo de 2019, el presidente del Comité Olímpico Japonés, Tsunekazu Takeda, gran artífice de la candidatura victoriosa de Tokio para los Juegos de 2020, había anunciado su marcha, oficialmente porque había alcanzado el límite de edad en su puesto.

Pero Takeda acababa de ser acusado unos meses antes por la justicia francesa, por presuntos sobornos a miembros del COI en 2013 para obtener su apoyo a la candidatura de Tokio.

Un mes después, fue el ministro japonés encargado de los Juegos Olímpicos, Yoshitaka Sakurada, quien dimitió también por diferentes meteduras de pata.

Había realizado comentarios chocantes sobre los habitantes de zonas sacudidas por el tsunami de marzo de 2011 en Japón, y antes de eso dijo estar “decepcionado”, sin mostrar ninguna compasión, cuando la nadadora Rikako Ikee, gran esperanza nipona de medalla olímpica, anunció sufrir una leucemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *