EMELEC LE GANÓ AL TÉCNICO UNIVERSITARIO EN EL CAPWELL PERO NO CONVENCE A SUS HINCHAS.

Por la vía del penal llego el único tanto eléctrico, al minuto 65 Bryan Angulo salvó a los eléctricos de un empate. En frente, un modesto e inofensivo Técnico Universitario, que por muy poco se llevaba un punto del estadio George Capwell. Fue 1-0.

Sin reacción. Así volvió a mostrarse un elenco azul en el que ya no asusta Angulo ni determina Nicolás Queiroz, ni corre Juan Carlos Paredes… ni resuelve el tan ovacionado Pedro Quiñónez. Soso los perdió.

Los perdió porque, este sábado, en un aventurado intento por cambiar la imagen del elenco que dirige, se atrevió a jugar solo con Leandro Vega, Jordan Jaime y Marlon Mejía atrás. Apostó en el carril derecho por Paredes, apenas cumplidor. Por izquierda, nadie más pusilánime que Fernando Guerrero, a quien no le quedó más que internarse; estaba incómodo.

Tres zurdazos de Joel López Pissano en el primer tiempo le valieron el protagonismo en las fotos al atento golero Christian Limousin. Pero el argentino no pateaba al arco sino al arquero. Angulo también lo intentó antes como lo venía haciendo en el año: envió el balón a las gradas en dos ocasiones.

Guerrero tuvo la más clara cuando desobedeció a Soso. En un descuido, la zaga del Rodillo le abrió paso por el centro y el volante remató con potencia desde la media luna. Limousin se vistió de héroe. Voló. Clic.

La hinchada azul perdió la paciencia. Cuando la barra local planeaba el siguiente cántico, se escucharon finalmente las quejas y los silbidos desde las gradas. El blanco: Soso. Tuvo apenas suerte cuando una funda de agua voló junto a él desde la tribuna San Martín. El argentino lo notó. La voz del estadio lo advirtió.

La charla en el entre tiempo tardó más de la cuenta. Soso repasaba; Esteban Dreer arengaba.

Empezaron a asomar los contragolpes. Técnico lo entendió y el partido se tornó de ida y vuelta. La cancha se ensanchó y parecía más grande. Peligró la portería azul cuando Paredes le bloqueó un disparo a Julio César Caicedo en el área chica.

El exentrenador y campeón como jugador con los azules Carlos Torres Garcés, invitado en el área de prensa, se llevaba las manos a la cara. Emelec aburría. No es de aquellos bravos equipos que ‘Palillo’ veía hasta hace poco en España, donde fungía como cónsul en Alicante. Tampoco le hace honor a aquel vistoso plantel azul que logró el vicecampeonato nacional en 2006 y que él dirigía.

La mano en el área de Charles Vélez fue crucial. El juez Guillermo Guerrero sancionó y Angulo soltó impotencia contenida con dirección a la red. Unos días para respirar antes del debut millonario en la Copa Libertadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *