SENESCYT HACE UN LLAMADO A LA CALMA EN LA UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL.

Los enfrentamientos en la Universidad de Guayaquil que comenzaron la mañana del martes se extendieron hasta la noche. Hubo insultos y golpes en los exteriores del edificio del rectorado, que sigue en disputa. La pugna incluso dejó heridos.
La mañana de este miércoles 3 de octubre de 2018, el resguardo policial se redobló en el centro de estudios. Tres patrulleros y 12 motorizados vigilan el ingreso al edificio, que permanece cerrado. A través de un comunicado, la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) hizo un llamado a la comunidad para retomar la calma. La entidad pide respetar el marco legal vigente y evitar la violencia. “La Senescyt es respetuosa de la autonomía de las instituciones de educación superior del país, pero conmina a los actores académicos, estudiantiles y autoridades de la Universidad de Guayaquil a respetar las leyes, normas y reglamentos vigentes; y, en ese marco, construir un espacio de diálogo para garantizar que las actividades administrativas y académicas se desarrollen con normalidad y no se perjudique, en ningún caso, el derecho de los estudiantes al acceso a la educación superior”, cita el documento.
Los problemas en la U. de Guayaquil se agudizaron desde agosto, cuando el rector Galo Salcedo fue observado por la Contraloría General del Estado. El organismo determinó su salida del cargo tras detectar irregularidades en la emisión de 28 títulos de abogados. La Universidad de Guayaquil realizó una sesión extraordinaria en la facultad de Educación Fí­sica para analizar la situación del rectorado.
En el auto de calificación, los jueces dejaron sin efecto la suspensión de la Contraloría mientras seguía el proceso, pero cinco días después revocaron esa decisión. El abogado de Salcedo presentó un recurso de aclaración, pero desde el lunes se hablaba de buscar un reemplazo. Ayer, Gulnara Borja, vicerrectora de Investigación, Gestión del Conocimiento y Posgrados, se presentó como la nueva autoridad. “Asumo en línea directa de subrogación, en vista de la imposibilidad del rector para continuar en ese cargo (…). La universidad no puede quedar acéfala”, dijo. Sin embargo, el Consejo Universitario rechaza lo que calificaron como una autoproclamación.
En una sesión extraordinaria, a la que no asistieron las máximas autoridades universitarias, resolvió desconocer todas las decisiones tomadas por Gulnara Borja. Y nombraron una comisión que tiene 48 horas para evaluar los perfiles académicos de los aspirantes al rectorado. Galo Salcedo fue nombrado rector encargado en mayo de 2016 por la Comisión Interventora, organismo que llegó a la universidad en 2013 tras la detección de múltiples irregularidades. Conformó una lista para competir en las elecciones de octubre y ganó.
En la lista 1 lo acompañaron Gulnara Borja, Fernando Sandoya, vicerrector de Formación Académica y Profesional, que también fue observado con destitución por la Contraloría; Lianet Alonso, vicerrectora de Internacionalización y Movilidad Académica, quien presentó su renuncia al cargo semanas atrás; y Otto Villaprado, vicerrector de Bienestar Estudiantil. Por ahora no hay clases en la Universidad de Guayaquil. En esta semana continúa la fase de matriculación para un nuevo ciclo académico.

FUENTE: DIARIO EL COMERCIO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *