PAMELA MARTÍNEZ RECONOCIÓ QUE ENTREGÓ DINERO A ALIANZA PAÍS Y QUE EL EXMANDATARIO RAFAEL CORREA ESTABA AL TANTO.

Una hora y media de testimonio anticipado le sirvió a la procesada en el caso Sobornos 2012-2016, Pamela Martínez, para reconocer que fue un “error” el no haberse dado cuenta de que estaba siendo “utilizada para recibir y entregar dineros” que llegaban desde empresas privadas para la campaña electoral del movimiento Alianza PAIS (AP), el cual era liderado por quien era su jefe, el presidente Rafael Correa.

Luego de que entre llantos pidió perdón a su familia, a la de Laura Terán, su exasistente, de quien dijo que solo obedeció órdenes, y a los ecuatorianos, ella recordó que se unió al gobierno de Correa el 1 de marzo de 2007, porque él era una persona que conoció en su juventud y compartían el sueño de “dejar el mundo mejor…”.

Ya sobre los hechos que se investigan, la exasesora de Correa contó que a finales de agosto del 2013, en una reunión de despacho con su jefe, él le manifestó que se venían las elecciones seccionales del 2014 y necesitaba que se realizara un registro digital de los valores de campaña que se iban a manejar.

Correa le habría dicho que por la informalidad con que se manejó la anterior campaña por parte del excanciller Ricardo Patiño, él necesitaba un registro. Ante la pregunta de quién le daría la información, Correa le dijo que sería el vicepresidente Jorge Glas.

En la primera reunión a la que fue convocada por Glas se encontró con los ministros y secretarios Vinicio Alvarado, María Duarte, Walter Solís, Alexis Mera y otras personas que no recordaba. El segundo mandatario le habría dicho que la información vendría del secretario de AP, Galo Mora.

Para los primeros días de septiembre del 2013, Mera habría ido al despacho de Martínez para decirle que “requería unos valores urgentes e importantes”. Ante el pedido y la duda que le generó, ella pidió hablar con Correa, quien se limitó a ratificar la petición, aclarando que debía hablar con Glas.

Ella habló con el vicepresidente y la respuesta fue que ya lo solucionaba. Poco después recibió la llamada de la asesora de Glas, Olga Muentes, quien le indicó que Geraldo de Souza, de Odebrecht, acudiría a las oficinas del edifico Concorde, en la capital, para “dejarle el dinero solicitado por Mera”.

Martínez aseguró que le dio el dinero a Mera a través de su asesor Pedro Espinosa. Según la investigada, fueron $ 200.000, efectivo que habría llegado en sobres que provenían de Odebrecht, al igual que los $ 300.000 que entregó a Viviana Bonilla, por intermedio de Gustavo Bucaram y Christian Viteri. A Duarte le habría entregado $ 300.000, a través de Yamil Massuh; que provenían de Equitesa y Odebrecht.

Glas le habría dicho a Martínez que además de Odebrecht le entregarían dinero las empresas Fopeca, Sanrib, Equitesa, SK, Azul e Hidalgo & Hidalgo. Toda la información habría sido digitalizada en un pendrive por Laura Terán.

Una vez terminadas las campañas, Martínez habría recibido la disposición de que toda esa información sea condensada en un pendrive que debía entregarse a Glas. Ella obedeció, pero se quedó con una copia. Luego se le pidió que destruyera toda la información.

Según Martínez, a raíz de que Glas fue sentenciado en el caso Odebrecht y de las decisiones del Consejo de Participación transitorio para cesar a altas autoridades, ella recibió una llamada de Correa quien le habría preguntado “si se había destruido toda la información”. Le respondió que sí, pero ella recordó luego que tenía un respaldo. Ese pendrive extra, explicó la procesada, fue destruido, incluso colocándolo en un vaso de agua.

Supuesto chantaje

Pamela Martínez afirmó que Christian Paredes, un excolaborador de su despacho, le pidió dinero a cambio de destruir información delicada que estaba relacionada con los registros que ella había recibido para ser digitalizados. Según la investigada, la información habría sido obtenida de la computadora de Laura Terán. Aparentemente, Paredes obtuvo los archivos por ser auxiliar de servicios en el edificio Concorde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *