OPERACIÓN INTERNACIONAL CONTRA LA ‘NDRANGHETA, MAFÍA CALABRESA’ DEJA 90 DETENIDOS.

Policías y fiscales de Holanda, Italia, Alemania y Bélgica han requisado a la mafia calabresa 2 millones de euros, 140 kilos de pastillas de éxtasis y 4.000 kilos de cocaína

Una operación conjunta llevada a cabo por policías y fiscales de Holanda, Italia, Alemania y Bélgica contra la ‘Ndrangheta, la mafia calabresa, y sus bandas instaladas en estos países, se ha saldado con el arresto de 90 personas acusadas de tráfico de drogas y lavado de dinero. Durante los registros, han sido requisados 2 millones de euros, 140 kilos de pastillas de éxtasis y cerca de 4.000 kilos de cocaína. Es la primera vez que los equipos policiales y judiciales involucrados han seguido en tiempo real los pasos de los delincuentes. Apoyada por Eurojust, que coordina la cooperación judicial europea, y Europol (Oficina Europea de Policía) la acción ha mostrado los beneficios del trabajo en equipo en la lucha contra el crimen organizado.

Las detenciones derivadas de la operación Pollino seguían produciéndose mientras los fiscales antimafia de los cuatro países daban explicaciones en la sede de Eurojust, en La Haya. Las investigaciones comenzaron en 2014, cuando el Servicio de Información e Investigación Fiscal holandés sospechó que dos restaurantes italianos abiertos en el este de los Países Bajos blanqueaban dinero. Dado que en ambos locales se reunían supuestos mafiosos que hacían negocios ilegales en Alemania y la propia Calabria, las pesquisas se ampliaron. “Esta mafia controla gran parte del tráfico europeo de cocaína y es muy violenta. Dispone a su vez de numerosos restaurantes, heladerías y hoteles a través de los cuales lava capital. Suelen explotar estos locales durante tiempo, como tapadera”, ha dicho el fiscal jefe holandés, Fred Westerbeke,

“La ‘Ndrangheta es una organización silenciosa que está activa en Europa, Estados Unidos y Canadá, y en los países productores de cocaína en América Latina. Han recibido apoyos en Turquía, y cambian las rutas de importación y distribución cuando la persiguen. Pero lo más importante es que se vale de profesionales en apariencia honestos, ya sean abogados o contables, para contaminar las economías nacionales con su blanqueo de dinero. Los mafiosos no entran por su cuenta en los mercados”, ha dicho Federico Cafiero de Raho, magistrado italiano, y fiscal nacional antimafia y antiterrorismo.

Policías registran este miércoles el interior de un restaurante italiano en Pulheim, Alemania.
Policías registran este miércoles el interior de un restaurante italiano en Pulheim, Alemania. SASCHA STEINBACH EFE

Originario de Nápoles, el jurista ha descrito la forma de actuar de los grupos mafiosos calabreses. “Hay cientos de cosche (bandas, en italiano) con ramificaciones internacionales. Hemos investigado también en Brasil y Surinam, y la DEA (la agencia del Departamento de Justicia de Estados Unidos que lucha contra la droga) ha sido de gran ayuda en esta operación. La ‘Ndrangheta es rica y poderosa, pero no paga por adelantado. Cuando llega la cocaína, sobre todo al puerto belga de Amberes y al holandés de Róterdam, la recoge y distribuye, y entonces abona los servicios. Hay gente metida de forma permanente en estos puertos, que saca el cargamento de los contenedores para los mafiosos. No hemos acabado con la mafia, pero si no colaboramos todos, policías y fiscales, seguirán con sus actividades. Por eso ha sido tan importante la operación Pollino: ha demostrado que se puede trabajar en equipos internacionales para luchar contra criminales que también lo son”, ha señalado. El fiscal era el único de sus colegas con escolta permanente en la sala de Eurojust, y ha revelado un dato singular. Ha dicho que a pesar de la rivalidad entre sus grupos, la mafia calabresa “es capaz de dejar las inversiones de su dinero delictivo en manos de uno solo de sus miembros; si es buen inversor, lo hace”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *