Mauricio Rodas, cercado por sondeos y concejales

Quito –

La fachada gris y blanca de cemento del Municipio de Quito desentona frente a las de sus vecinos: la Plaza Grande, la Catedral, Carondelet y el Palacio Arzobispal. Sobre la calle Venezuela, la entrada principal da paso a un área para exposiciones, la oficina de la escolta y, en un rincón, un baño público. En el siguiente piso, a diez meses de las elecciones seccionales, dos bandos se disputan el crédito por las obras propias, ajenas, cumplidas y pendientes.

En el uno están los concejales, ubicados en las pequeñas oficinas del ala norte. En el otro, hacia el sur, está el despacho del alcalde, Mauricio Rodas, líder de SUMA.

Según una encuesta de Perfiles de Opinión del pasado 22 de abril, en el último año el nivel de confianza en Rodas bajó del 21% al 12,8% y solo el 24% de los encuestados dijo creer en su palabra. ¿Cómo califica su gestión? Siete de cada diez respondieron “mala” y “muy mala”.

El comentario en las calles se repite: la basura, la congestión, los baches, la inseguridad, la corrupción… Pero Rodas -quien ha explotado sus picos de aceptación, como en fiestas de Quito o en la época del terremoto del 2016- minimiza a los sondeos. Su equipo envió a este Diario un resumen de doce páginas en el que destacan, especialmente, el sistema de transporte, los espacios públicos, el eje social y el desarrollo económico. Las críticas, dice Rodas, son de “concejales correístas que no han hecho nada por la ciudad”.

Sin embargo, tiene al menos dos frentes abiertos: un pedido de revocatoria en trámite y un nuevo exhorto para que renuncie. Esta vez firmado por doce de los 21 concejales, incluidos tres excompañeras en SUMA.

El concejal Jorge Albán (AP) critica no solo la falta de gestión, sino la entrega de cuotas en las administraciones zonales y empresas municipales a cambio de respaldos.

Daniela Chacón, que llegó de la mano de Rodas al Municipio, lo responsabiliza de “la fragmentación” del Concejo y de la crisis de las empresas municipales, como las de movilidad o de recolección de basura. “La Empresa de Obras Públicas ha tenido 6 gerentes en cuatro años y las administraciones zonales no llegan ni al 70% de cumplimiento de sus presupuestos. Y allí están funcionarios puestos por el alcalde”, explica Mario Guayasamín (AP).

En el despacho las críticas se procesan con sus asesores y estrategas de SUMA. Les preocupa que la investigación a los concejales Eddy Sánchez y Sergio Garnica afecte su imagen o la de su círculo cercano.

Al caer la tarde del segundo viernes de mayo, Rodas desafía a los concejales a proponer más. Mientras, afuera, los metropolitanos juegan al gato y al ratón con los vendedores ambulantes que rodean al Municipio y los agentes de tránsito parecen no ver la nube de esmog que escupen los buses y envuelven a las aceras. Al pie del Cabildo, un paisaje similar al de las administraciones anteriores.

Sin indicios
El alcalde destaca que tras las investigaciones no se han encontrado indicios de irregularidades por la participación inicial de Odebrecht en el consorcio para la construcción del Metro de Quito.

 Fuente: eluniverso.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *