Llegan equipos para la futura estación Cuatro Mosqueteros del proyecto Aerovía

El edificio situado en Malecón y Loja, centro de Guayaquil, en cuyo interior permanecía una piscina municipal en desuso, con agua sucia, fue reducida a escombros, pero incluso ese material que ya fue retirado por obreros municipales. Ahora las labores se centran en el relleno con cascajo.

Este terreno ayer estaba cercado con planchas de zinc y cubiertas de lonas, que mostraban diseños de la fachada de la futura estación Cuatro Mosqueteros del proyecto Aerovía.

Allí, se observaba un edificio que en cuya parte superior llegarían las cabinas del sistema alternativo de transporte, que en un primer tramo irán desde Durán al centro de la ciudad.

El nombre de esta estación fue anunciado por el Cabildo tras el cuestionamiento de varios grupos como el Observatorio Patrimonial de Guayaquil que se oponían el derrocamiento de la piscina.

Las obras de esta alternativa de transporte que pretende movilizar 40 mil usuarios han continuado y hoy, a partir de las 21:00, dos camiones con los primeros equipos de la Aerovía saldrán del Puerto Marítimo (sur) para desembarcar en la futura estación del Malecón.

De los aparatos no se ha especificado su utilidad.

Por estos se efectuaron trámites aduaneros tras su arribo desde Europa.

En septiembre pasado, el Cabildo firmó el contrato del proyecto con el consorcio Aerosuspendido Guayaquil, integrado por Poma S.A. y Sofratesa INC y cuyo costo alcanza $ 134 millones con un plan de ejecución de dos años.

Mientras tanto, obreros semanas atrás han trabajado en estudios de suelo, en zonas donde funcionarán tres estaciones más en la calle Julián Coronel, cerro del Carmen y en la avenida Quito.

La estación de origen será en Durán. Esta alternativa busca disminuir el tráfico en los pasos de la Unidad Nacional y el tiempo de traslado entre ambos cantones. (I)

Dato histórico
A inicios de este año empezaron los trabajos de demolición de la piscina municipal en la que entrenó el equipo ecuatoriano que se consagró ganador del quinto campeonato sudamericano de natación, en Lima (1938), marcando un hito deportivo

Fuente: eluniverso.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *