ESTADOS UNIDOS PRESIONA A VENEZUELA CONGELANDO LOS FONDOS DE LA PETROLERA PDVSA.

Washington presiona a Caracas congelando todos los fondos de la petrolera PDVSA en Estados Unidos. Maduro asegura que responderá a la medida emprendiendo acciones legales.

Estados Unidos ha asestado este lunes un durísimo golpe al régimen de Nicolás Maduro con un paquete de sanciones a la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). Las medidas, que apuntan a la línea de flotación de la economía venezolana, incluyen la congelación de los fondos de la compañía en EE UU, unos 7.000 millones de dólares (6.100 millones de euros). Además, supondrán pérdidas en exportaciones por 11.000 millones de dólares el año próximo, estima la Administración de Donald Trump, primer comprador del crudo. El anuncio se produjo minutos después de que el líder opositor Juan Guaidó, quien la semana pasada juró como presidente y de inmediato fue reconocido por Trump, iniciara la renovación de las juntas directivas de la petrolera.

Hasta ahora, las Administraciones de Barack Obama y Donald Trump solo habían penalizado al Gobierno y el entorno de Nicolás Maduro, imponiendo sanciones contra altos cargos políticos y judiciales, que tienen bloqueados sus bienes en EE UU. Pero nunca habían tocado el lucrativo negocio del petróleo. Las sanciones a la petrolera suponen otra prueba para el apoyo de la cúpula de las Fuerzas Armadas a Maduro, ya que los militares controlan la producción.

En la rueda de prensa, Mnuchin ha puntualizado que Citgo, la filial de PDVSA, podrá continuar sus operaciones, siempre que sus ganancias se depositen en una cuenta bloqueada en Estados Unidos. “Seguiremos utilizando todas las herramientas diplomáticas y económicas a nuestra disposición para apoyar a Juan Guaidó“, ha afirmado. En la comparecencia, el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, ha emplazado al Ejército venezolano a “aceptar una transferencia pacífica del poder” y pasar el bastón de mando a Guaidó.

El apoyo estadounidense es clave para la viabilidad del plan que busca impulsar una transición hacia la democracia en Venezuela y convocar elecciones. Guaidó ya cuenta con el respaldo y el reconocimiento explícito de la Administración de Donald Trump. Con esa seguridad, ha comenzado a construir una estructura diplomática y comercial paralela a la del chavismo. Este lunes, poco antes de que Washington anunciara las sanciones, ha afirmado que iniciaba un proceso de nombramiento de las juntas directivas de PDVSA y Citgo “que permita iniciar la recuperación” de una “industria que hoy pasa por un oscuro momento”. Además, ha ordenado el traspaso de cuentas en el exterior “para evitar que continúe el saqueo”.

El objetivo es “impedir que en su etapa de salida, y no conforme con todo lo que le han robado a Venezuela, que el usurpador y su banda busquen raspar la olla”, ha asegurado Guaidó. Por último, designó a un encargado de Negocios del Gobierno de Venezuela en EE UU, el opositor Carlos Vecchio. Guaidó también ha llamado de nuevo a los venezolanos a tomar la calle con una protesta de dos horas convocada para este miércoles y una gran manifestación el sábado. “No solo en todo el territorio nacional sino en todo el mundo, para respaldar el apoyo de la UE al reconocimiento de nuestra lucha y su ultimátum al usurpador”, ha dicho el presidente de la Asamblea Nacional.

EE UU, primer destino del petróleo venezolano

Estados Unidos ha emitido licencias temporales para garantizar que las refinerías de Estados Unidos, el Caribe y Europa que dependen del crudo venezolano puedan seguir comprando petróleo de PDVSA, pero Mnuchin ha informado de que muchas habían tomado ya medidas para buscar otras fuentes. “Las sanciones a PDVSA ayudarán a evitar futuros desvíos de activos de Venezuela por Maduro y mantener esos activos para el pueblo venezolano”. Investigaciones judiciales en Andorra han revelado un saqueo de la petrolera que alcanza los 2.000 millones de euros.

En palabras del secretario del Tesoro, la única manera de suspender las sanciones contra PDVSA es “a través de la rápida transferencia del control al presidente interino o un Gobierno posterior, elegido democráticamente”. Mnuchin ha insistido en que “con efecto inmediato, en cualquier compra de petróleo venezolano, el dinero tendrá que ir a cuentas bloqueadas”. “Lo que está haciendo Estados Unidos es cargar la responsabilidad en los causantes del trágico declive de Venezuela”, ha finalizado.

Estados Unidos es el primer destino de las exportaciones petroleras de Venezuela, que es el tercer suministrador para EE UU. Caracas vendió en 2018 de media al día 409.000 barriles de crudo a Washington, según datos de la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés). El petróleo que Venezuela vende en Estados Unidos lo hace a través de la compañía Citgo, que PDVSA controla desde los años ochenta. Un cierre del mercado norteamericano puede volver al Gobierno de Maduro más dependiente del apoyo de Rusia y China, aunque no es sencillo redireccionar cerca de 500.000 barriles de crudo hacia otro país.

“Hemos expuesto la corrupción de Maduro y sus compinches y la acción de hoy garantiza que no puedan seguir saqueando los bienes del pueblo venezolano”, ha afirmado Bolton. El objetivo, ha insistido, es evitar que Maduro se lleve los activos de PDVSA. Hasta ahora Washington había dejado a un lado el sector petrolero venezolano en lo que a sanciones se refiere, principalmente debido a los efectos potencialmente catastróficos para los venezolanos y los perjuicios para empresas y consumidores estadounidenses.

Según datos de 2016, Venezuela —que posee las mayores reservas del hidrocarburo del mundo— exportó a EE UU el 30% de su producción y apenas supone un 3% de la demanda estadounidense. El envío de barriles ha caído este año a su nivel más bajo desde 1991 por las dificultades de producción venezolana, pero el país mantiene una cómoda ventaja frente a México y Colombia, que son el cuarto y quinto suministrador, respectivamente, de crudo a EE UU.

Maduro empezó así una semana de creciente presión, en la que a las sanciones de EE UU se suma el ultimátum de la Unión Europea, que le reclama convocar elecciones libres en unos días. El mandatario lo rechaza tajantemente, mientras trata de cimentar el apoyo de las Fuerzas Armadas frente a los llamamientos de Guaidó. Al mismo tiempo, este trata de lograr un distanciamiento de los militares del chavismo, haciendo hincapié en la promesa de una amnistía, y a eso van dirigidas las movilizaciones de esta semana. El pasado domingo llegó a impartirles la orden de no disparar al pueblo durante las protestas. Frente a las primeras quiebras de lealtad de los soldados y acorralado por la llamada comunidad internacional, el régimen, desconcertado, aún no sabe cómo reaccionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *