En los últimos 16 meses se constituyeron 52 sindicatos en Ecuador

En el 2013, según el en ese entonces Ministerio de Relaciones Laborales, en Ecuador existían 4 mil organizaciones sindicales. Cinco años después, el Ministerio del Trabajo cuenta 5.864, 31 % más, entre confederaciones, centrales, federaciones y en su mayoría sindicatos, que legan a los 2.569.

Solo entre el 2017 y lo que va de este año esa cartera ha registrado la constitución de 52 nuevas organizaciones sindicales.

Hoy, en la conmemoración del Día del Trabajo, el primero después de una década de ‘correísmo’, varios representantes sindicales tienen criterios distintos sobre el aparente crecimiento de la representatividad, hablan de división y reconocen que aunque tienen coincidencias ideológicas, también profundas distancias políticas.

Cristóbal Buendía, síndico de una de las organizaciones recientes, la Federación de Trabajadores Públicos y Privados del Ecuador, creada en agosto del 2017, ya en el gobierno de Lenín Moreno, menciona que durante el Gobierno anterior se crearon organizaciones paralelas afines para apoyar las políticas de ese régimen.

También señala que ha existido un cambio en el último año y ya no se ven a estas organizaciones tan activas como parte de un partido político.

Ante esto, el historiador Alberto Sánchez expresa que es necesario volver al inicio del movimiento sindical en el Ecuador, que siempre fue cuestionador de los gobiernos.

Explicó que las primeras centrales se constituyeron a raíz de la creación del Código del Trabajo en 1938 –aún vigente–, con la Confederación Ecuatoriana de Obreros Católicos, que luego se llamó Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas (Cedoc).

Luego, en los cuarenta, nació la Confederación de Trabajadores del Ecuador (CTE) y en los años sesenta la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Sindicales Libres (Ceolds); que después serían parte del Frente Unitario de Trabajadores (FUT).

Sánchez describe que en los últimos años convirtieron a las organizaciones obreras en actores políticos. “Evidentemente hubo una desviación, desde el Gobierno tuvieron apoyo económico”, expresa.

José Villavicencio, presidente de La Unión General de Trabajadores del Ecuador (UGTE), parte del FUT, define al sector obrero como uno de los más golpeados por el anterior Gobierno, periodo en el que, según él, disminuyó la libertad sindical al señalar que actualmente no se llega ni al 8 % de trabajadores organizados en los sectores público y privado.

A esto le agrega la creación de organizaciones paralelas para dividir al movimiento sindical “y avalar la política del correísmo”, entre las que mencionó al Parlamento Laboral y a la Central Única de Trabajadores (CUT), creada en el 2014 con dirigentes afines o parte del movimiento de gobierno Alianza PAÍS.

Richard Gómez, presidente de la CUT, en Guayas, defiende la existencia de esta central que, según él, agrupa a más de 500 organizaciones con más de 700 mil trabajadores en el país.

Gómez, que fue dirigente de la CTE, asegura que la CUT, que era parte del FUT, nació al considerar que no había una real representación sindical.

Pero, pese a las diferencias con otros gremios, asegura que hoy marcharán para demandar algunos derechos. “De alguna manera coincidimos en que algunos no han sido cumplidos en la agenda del Gobierno anterior…”, dice.

Entre estas exigencias están que se elimine la diferencia entre trabajadores públicos y privados en el futuro Código, un nuevo escalafón en el magisterio, entre otros.

organizaciones reúnen a la mayoría de centrales: el FUT, la CUT y el Parlamento Laboral Ecuatoriano (PLE).

Fuente: eluniverso.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *