EL VENEZUELA HACEN FILA PARA COMPRAR CARNE PODRIDA.

Maracaibo – Venezuela.

Los residentes de Maracaibo, una ciudad conocida en su día como la Arabia Saudí de Venezuela por su vasta riqueza petrolera, hacen ahora fila para comprar carne podrida. Los refrigeradores fallan por los cortes de electricidad que sufren desde hace nueve meses.

Algunos caen enfermos por tomar la carne estropeada, que se vende a precios muy bajos y es la única forma de poder comprar proteína ante la profunda crisis que vive el país.

“Huele un poquito mal, pero eso se lava con un poquito de vinagre y limón”, dijo Yeudis Luna, padre de tres niños, de 6, 9 y 10 años, que compró cortes echados a perder en una carnicería en la segunda ciudad del país. “Solo le cayó mal al pequeñito, que le dio diarrea y vómito”, contó.

Los venezolanos soportan la peor crisis económica y los servicios básicos, como el agua corriente y la electricidad, se han convertido en lujos.

A orillas de un vasto lago, la ciudad portuaria de Maracaibo sirvió en su día de centro de producción petrolera, generando casi la mitad del crudo que se exportaba al mundo.

Maracaibo estaba limpia y llena de restaurantes internacionales. Hoy en día, las plataformas petrolíferas rotas vagan por un lago con las orillas sucias de petróleo. Los que fueran centros comerciales lujosos cayeron en la ruina y los negocios internacionales cerraron sus puertas y se marcharon.

Los apagones se agravaron cuando un incendio destruyó una de las líneas principales que abastecía a los 1,5 millones de habitantes de la ciudad.

Las unidades de refrigeración dejaron de funcionar y la carne comenzó a pasarse. El carnicero Johel Prieto explicó que los cortes de luz estropearon un lado de la carne que él picó y mezcló con otra fresca para tratar de enmascarar el deterioro. Otro carnicero sin camisa ofrece bandejas de carne ennegrecida. “La gente lo va a comprar”, señaló José Aguirre, mientras manipulaba un pollo en mal estado.

Control de precios

Empresarios y gremios del sector agrícola cuestionaron la lista de precios de 25 alimentos que el Gobierno difundió, en medio de una hiperinflación. Algunos son altos respecto a la lista oficial del año pasado.

Por ejemplo, 30 huevos deben costar 81,50 bolívares soberanos (1,3 dólares), pese a que el pasado martes en los mercados se vendían por 120 bolívares soberanos (2 dólares).

El Gobierno amenazó con cárcel a comerciantes que no vendan a los nuevos precios.

Aquiles Hopkins, presidente de Fedeagro, advirtió que si el control de precios desconoce las estructuras de costos puede haber escasez ya que afectaría la producción, publicó El Nacional. “Hay una gran cantidad de productos indicados que no cubren ni siquiera costos de materias primas”, dijo el presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal, a El Universal.

Salario no cubre gastos
Para comprar solo la mitad de la lista de los 25 productos, un venezolano tendría que pagar 1.149 bolívares soberanos, más de la mitad del nuevo salario mínimo, 1.800 bolívares, publicó El Nacional.

Canasta familiar más cara
El centro de análisis Cenda indicó que la canasta familiar tuvo un incremento del 79,3 % en julio respecto de junio. (I)

 

FUENTE:

Diario El Universo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *