EL PRESIDENTE INTERINO JUAN GUAIDÓ INICIA RECORRIDO HACIA LA FRONTERA CON COLOMBIA PARA PRESIONAR POR EL INGRESO DE AYUDA HUMANITARIA.

El presidente interino venezolano Juan Guaidó inició este jueves un recorrido por carretera hacia la frontera con Colombia para presionar por el ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela que la oposición aspira concretar en dos días.

En una caravana integrada por varios vehículos y autobuses, Guaidó y un grupo de legisladores emprendieron su viaje al estado fronterizo de Táchira, unos 600 kilómetros al suroeste de Caracas, donde se espera que este sábado se concrete una de las entregas de la ayuda, informó a The Associated Press el jefe de prensa del dirigente, Edward Rodríguez.

Mientras la oposición aumenta la presión, Nicolás Maduro se mantiene firme en su rechazo al ingreso de ayuda donada por Estados Unidos, al que acusa de utilizar el plan como un pretexto para una intervención militar en el país sudamericano agobiado por una compleja crisis económica y social.

Para evitar el ingreso de ayuda el gobierno bloqueó hace casi dos semanas uno de los puentes que comunica la localidad venezolana de Ureña con la ciudad colombiana de Cúcuta, cerró las fronteras aéreas y marítimas con las islas caribeñas de Aruba, Curazao y Bonaire, que están frente a las costas occidentales de Venezuela, y reforzó la presencia militar en algunas zonas fronterizas.

Para la ayuda humanitaria se abrieron centros de acopio en la ciudad colombiana de Cúcuta, el estado brasileño de Roraima, Curazao y Miami.

Unas 40 toneladas de insumos médicos y alimentos no perecederos salieron el jueves desde Miami hacia Curazao en un avión de carga fletado por venezolanos que residen en Estados Unidos, dijo a AP Marisol Diéguez, coordinadora del centro de Miami.

Diéguez dijo que cuatro contenedores y medio repletos de cajas cubiertas con banderas estadounidenses y venezolanas llegarán a Curazao en un Boing 767-200. Explicó que las cajas serán luego cargadas en embarcaciones privadas que las transportarán por agua hasta la costa venezolana.

No ofreció detalles por temor a que la ayuda sea confiscada por el gobierno de Maduro.

“Se utilizarán recursos que no son los canales regulares”, dijo Diéguez, quien lidera una fundación que en los últimos cinco años ha enviado más de un millón de libras de insumos médicos a casi 100 organizaciones no gubernamentales en Venezuela. “Tenemos que ser creativos para poder llegar a la costa o suelo venezolanos”, manifestó.

Diéguez dijo que la ayuda será recogida por los venezolanos el 23 de febrero e indicó que el centro de acopio de Miami seguirá recibiendo donaciones provenientes de Florida y de otros estados.

En medio de la pugna, Guaidó ha pedido a las fuerzas armadas, principal sostén de Maduro, que permitan el ingreso de la ayuda que incluye varias toneladas de alimentos y medicinas que serán distribuidas en una primera fase entre las poblaciones fronterizas más vulnerables y hospitales que padecen falta de medicamentos e insumos.

Horas antes de la partida de la caravana, Guaidó -un ingeniero de 35 años- envió a través de su cuenta de Twitter una nueva exhortación a los militares para que el 23 de febrero permitan el ingreso de la ayuda “para evitar más muertes”.

Guaidó anunció el miércoles que brigadas de voluntarios -que espera lleguen al millón- irán por la ayuda a varios puntos en los estados de Táchira y Bolívar (sur), limítrofes con Cúcuta (Colombia) y Roraima (Brasil), donde hay centros de acopio, y a Puerto Cabello y La Guaira.

En Cúcuta está el principal centro de acopio de medicinas y alimentos enviados por Estados Unidos, y este viernes será escenario de un megaconcierto en un extremo del puente binacional Tiendidas, organizado por el multimillonario Richard Branson para recaudar 100 millones de dólares.

En contrapartida, el gobierno anunció conciertos el viernes, sábado y domingo, en el otro extremo del mismo puente, que comunica a Cúcuta con Ureña, en Táchira.

“La ayuda humanitaria entrará sí o sí, por mar o por tierra”, reiteró Guaidó, quien fijó para el ingreso el día en que cumple un mes de haberse juramentado presidente encargado, luego de que el Congreso declarara a Maduro “usurpador”.

Frontera porosa

La gran incógnita es cómo pasarán la carga si Maduro, respaldado por la Fuerza Armada, ha rechazado la ayuda.

“Tienen tres días para ponerse del lado de la Constitución. Esta ayuda es para salvar vidas”, dijo a los militares Guaidó, quien afirma esperar que los brigadistas voluntarios lleguen a un millón.

Pero aunque los militares bloqueen algunas zonas, la frontera de 2.200 km entre Venezuela y Colombia es muy porosa. Algunos sectores son controlados por mafias del contrabando de gasolina y droga que operan en pasos clandestinos.

Ante la escasez y la voraz hiperinflación, a diario pasan cientos de venezolanos por el puente Simón Bolívar, principal paso peatonal que une a Cúcuta y San Antonio Táchira, y por unos 30 pasos ilegales que, según la policía colombiana, existen en la zona.

“No descartamos absolutamente nada”, dijo Guaidó, sobre si la ayuda podría pasar por esos puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *