Directora de cárcel de mujeres en Guayaquil sí habría recibido amenaza de muerte

Gavis Moreno de León, directora del Centro de Privación de Libertad Femenino de Guayaquil, quien fuera asesinada la noche del martes pasado, era una mujer estricta, dijeron sus sobrinos. Ellos destacaron su alegría y generosidad, y a la vez su firmeza al momento de reprender por mala conducta.

Eran las 19:00 cuando motorizados abrieron fuego en contra de la camioneta en la que ella iba junto a su conductor. Le dispararon por doce ocasiones, en la vía Perimetral, cerca al ramal de enlace a la vía a Daule.

Su cuerpo era velado ayer en la cooperativa Vencer o Morir, en la isla Trinitaria, sur de Guayaquil. Sus hermanas y sobrinos lamentaron el crimen, más que nada porque deja en la orfandad a una niña de 7 y a un niño de 11. Los parientes aseguraron desconocer sobre alguna amenaza, pues la víctima, indicaron, era reservada sobre su trabajo en el centro de reclusión.

El coronel Víctor Aráus, a cargo de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Desapariciones, Extorsión y Secuestros de Personas (Dinased), indicó que Gavis Moreno habría recibido amenazas de muerte en días anteriores, pero que no denunció la situación.

Aráus sostuvo que las investigaciones apuntan a que las amenazas salieron del interior del centro y también la orden de asesinato. Dijo que la víctima no contaba con el resguardo.

Hugo Jácome, secretario de Dirección de la cárcel de mujeres, expresó que ni siquiera en sus últimas horas ella habló de alguna amenaza.

El fiscal Víctor González señaló que fueron decomisados teléfonos celulares y el CPU de la víctima.

La ministra de Justicia, Rosana Alvarado, estuvo en la Trinitaria a las pocas horas de cometido el crimen para solidarizarse con familiares.

En una reciente visita a Cuenca, la funcionaria había señalado que una de las deficiencias del sistema penitenciario era la falta de agentes de seguridad. Precisó que lo óptimo era tener 8.000 agentes, pero en la actualidad disponen de 2.000.

Entonces reiteró que todos los días había problemas en los centros del país y que la declaración de emergencia podía ser una alternativa.

La víctima tenía 8 meses en el cargo de directora, antes fue asesora de una asambleísta de Guayas por el movimiento Alianza PAIS y activista afro.

Su hermana Alexandra Ortiz dijo que la familia no imaginó el peligro que suponía su cargo. “Tenía proyectos de trabajar con las reclusas, quería cambiar su estilo de vida”, comentó.

El sepelio será a las 14:00 en Jardines de Esperanza

Fuente: eluniverso.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *