BORIS JOHNSON PROMETE SACAR AL REINO UNIDO DE LA UNION EUROPEA.

El exalcalde de Londres ofrece unir al partido y al país si se hace con el liderazgo conservador.

El favorito en todas las encuestas para liderar al Partido Conservador británico, Boris Johnson, ha lanzado oficialmente este miércoles su candidatura con la promesa de sacar al Reino Unido de la UE el próximo 31 de octubre, con o sin acuerdo, y de unir a un país dividido drásticamente por el Brexit.

“Después de tres años de discusiones y de dos fechas aplazadas, debemos abandonar la UE el 31 de octubre. Un retraso significaría una derrota. Un retraso significa que acabe gobernando Jeremy Corbyn [el líder del Partido Laborista]. Si volvemos a dar una patada a la pelota hacia adelante nos daremos un tiro en el pie”, dijo Johnson, rodeado de sus seguidores y con un inmenso cartel a sus espaldas con el lema de su campaña, Back Boris.

El exalcalde de Londres ha ido acumulando apoyos en las últimas semanas entre los diputados del Partido Conservador, convencidos muchos de ellos de que su popularidad entre los afiliados y votantes es el único remedio posible para contrarrestar el ascenso del ultranacionalista Nigel Farage y su Partido del Brexit. La sorpresa del día, sin embargo, ha sido que la presentación del candidato ha corrido a cargo del actual abogado general del Estado, Geoffrey Cox, una figura ascendente dentro de la formación y del Gobierno que ha demostrado ser capaz de defender la salida de la UE y aportar a la vez apoyo, lealtad y seguridad jurídica a la todavía primera ministra, Theresa May.

“Son tiempos extraordinarios, y necesitamos imaginación política y capacidad de liderazgo, en vez de respuestas burocráticas, para estar a la altura del reto”, ha dicho Cox al referirse a Johnson. El brillante abogado, lejos en su visión metódica y legalista de la política del atrabiliario Johnson, pero muy cerca en su común afán de notoriedad, ha brindado un halo de seriedad a un candidato que todavía ofrece muchas dudas respecto a su propia fiabilidad.

De hecho, las preguntas de los seis periodistas a los que se ha permitido tomar la palabra han sido seis cuestionamientos del carácter de Johnson, al que han recordado sus comentarios peyorativos sobre las mujeres musulmanas que visten velo o el modo en que respondió a los temores del sector económico respecto al Brexit. “Que se jodan las empresas”, dijo hace unos meses.

Johnson ha echado mano constantemente de sus logros como alcalde de Londres para defender un conservadurismo social y preocupado por el medio ambiente que será capaz, ha prometido, de restañar las heridas que el Brexit ha provocado en la sociedad británica.

Este jueves comenzará la primera ronda de votaciones en el grupo parlamentario conservador, y es previsible que haya un primer descarte de importancia de varios de los candidatos. Es necesario obtener el respaldo de al menos 17 de los diputados para pasar a la siguiente fase, algo que solo parecen tener garantizado Boris Johnson, Jeremy Hunt, Jajid Savid o Michael Gove.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *