VIVE ESTE FIN DE SEMANA LOS PLAYOFFS DE LA LIGA PRO 2019 POR RADIO ATALAYA 68AM.

La fase decisiva del Campeonato Nacional de Fútbol, este año con llaves de eliminación directa desde cuartos de final, tiene similitudes con la experiencia mexicana, en cuanto al formato para establecer al monarca. Algunas de las situaciones protagonizadas por los ocho clubes aztecas que en la última década han llegado a las llamadas liguillas pueden servir como contexto para la definición del torneo ecuatoriano.

Por primera vez luego de 14 años, el torneo de Ecuador se define en playoffs. Ya en el Apertura 2005 –desarrollado en cinco meses y medio– los equipos (10) se enfrentaron inicialmente con un formato de todos contra todos en vuelta única y en etapa regular; los mejores ocho posicionados accedieron a cuartos y Liga de Quito, el primer clasificado, se coronó en la final frente a Barcelona (3.º).

Es en México, sin embargo, donde se halla la Liga de mayor similitud. Desde su edición Bicentenario, en 2010, los torneos cortos se han resuelto siempre con el sistema final vigente en Ecuador, realidad que arroja luces de por dónde, estadísticamente, podría ir la definición de la LigaPro, principalmente en cuanto a los equipos del Astillero y el líder ambateño Macará.

El equipo guaytambo deberá sortear lo que en el fútbol azteca se conoce como ‘la maldición del superlíder’: en los últimos diez años (19 torneos) el primer clasificado solo se coronó el 10,53 % de las veces, a pesar de que disputó la final en diez ocasiones.

“No es ninguna garantía clasificar primero y no es común que dicho club sea campeón. Esto puede pasar por el hecho de que no existe mucha diferencia (en rendimiento) entre los principales clasificados y un solo partido en la serie puede costar todo un año”, analizó el jefe de información de ESPN México, Iván Cañada, en diálogo con este Diario.

Con dicho criterio coincidió Patricio Cornejo, comentarista de radio Caravana, quien aterrizó en que el elenco del DT Paúl Vélez tiene un reto crucial: “La mayoría de los otros siete clubes ha sido campeón o ha jugado finales. Algunos son multicampeones (Barcelona, Liga y Emelec). Si hablamos de favoritos, están sobre Macará”.

Los celestes chocarán en la ronda inicial con Emelec (8.º), que consiguió su boleto a la fase final en la última fecha. En México, el octavo clasificado tiene el mismo registro que el primero en cuanto a la consecución del título –una de cada diez ocasiones– y, además, no superó los cuartos de final en un 57,89 %. “Porque se enfrenta con el primero”, razonó Cañada. No obstante, puntualizó que “también depende de qué equipo sea. Si se trata de uno que terminó octavo porque tuvo un mal arranque pero llega embalado a la liguilla (el caso de los eléctricos), es diferente de uno que le bastó ganar unos cuantos partidos y empatar otros a lo largo del campeonato (Aucas –7.º– por ejemplo)”.

Cornejo volvió al caso de Ecuador: “Emelec puede pasar a Macará. El DT (Ismael) Rescalvo ha venido de menos a más. Pero no creo que tenga la suficiente fuerza (el club millonario) para superar dos barreras y tumbar luego al vencedor de Delfín-Independiente”.

A Barcelona (2.º), en tanto, le sonríen las cifras. El escolta en la liguilla mexicana ganó el campeonato en un 42,10 % –el promedio más alto– y tres de cada cuatro veces superó la serie inicial, un dato prometedor que se sostiene en que los toreros doblegaron a su próximo rival, Aucas, en los dos choques de la campaña regular.

‘Premio a irregularidad’.

Solo un año duró la decisión de la LigaPro de que el torneo se defina en playoffs. En México es así desde la implementación de los torneos cortos en 1996, si bien los sistemas de clasificación variaron hasta el 2010.

El desacuerdo es mayoritario en la opinión mexicana, según Cañada: “Se premia la irregularidad. De poco sirven las posiciones clasificatorias. Pero mandan los dueños de los derechos de TV (Televisa en el caso de México y GolTV en Ecuador), que consideran que este formato genera más emoción”.

“Se equivocaron”, opinó Cornejo sobre el sistema de campeonato, distinto el próximo año. “Solo el hecho de que Emelec se pudiera quedar (sin postemporada) le puso emoción. Y eso recién cuando faltaban cinco fechas”.

Los cuartos de final se iniciarán este sábado. El torneo finalizará el 15 de diciembre.

Campeón, sin ser ‘superlíder’.

De los tres títulos de liga en México que logró el ecuatoriano que más años jugó en el balompié azteca, el legendario Álex Aguinaga, ninguno fue posible luego de haber accedido a la fase final como el mejor clasificado de la campaña regular.

De hecho, con el Necaxa, club que el Güero defendió entre 1989 y 2003, únicamente finalizó como ‘superlíder’ en la temporada 1992-1993. Aún como un torneo largo, dicha campaña resultó en tragedia para los Rayos una vez llegada la liguilla o playoffs.

A pesar de su condición de favorito por haber acumulado siete puntos más que el escolta León en la tabla general (54 vs. 41 en 38 juegos), Necaxa se estrelló en la primera ronda de la fase definitiva con el Atlante, club que finalizó décimo en la ronda clasificatoria general, pero que accedió a la siguiente etapa al ganar su grupo de cinco equipos. Así era como se clasificaba, de forma irregular, hasta el bicentenario 2010: mediante posiciones según cada grupo (de cuatro o cinco equipos) pese a medirse entre todos.

Atlante doblegó al equipo de Aguinaga en los dos encuentros de la serie: 4-2 en el estadio Azulgrana y 0-1 en el Azteca.

Entonces los titulares de los principales diarios de la capital mexicana rezaron: ‘Atlante echó fuera al mejor equipo de la liga’, “superioridad manifiesta del equipo azulgrana sobre un Necaxa desdibujado”, ‘Necaxa sufrió la injusticia de un sistema mercenario (en referencia a los playoffs)’ y ‘El superlíder se desinfló y se fue en la liguilla’.

Dos temporadas después, en la de 1994-1995, Aguinaga consiguió finalmente su primer título liguero en México. Lo hizo luego de que el Necaxa accediera a la fase final como cuarto clasificado. En el camino tumbó al superlíder Guadalajara.

El bicampeonato llegó al año siguiente, cuando los Rayos se posicionaron segundos en la campaña regular y en la final del certamen derrotaron al Atlético Celaya (4.º).

La tercera corona del tricolor con el equipo que lo inmortalizó como mejor extranjero que vistió de rojiblanco fue posible en el Invierno 1998, como se denominó al quinto (en sucesión) torneo corto en México, un formato implementado en 1996. Ese título lo consiguieron los capitalinos luego de avanzar de ronda en el cuarto lugar.

De los 22 certámenes en México que disputó Aguinaga, el último de estos con Cruz Azul, cinco le privaron de jugar la liguilla final. Mientras, en otras tres ocasiones llegó al duelo final y lo perdió.

FUENTE: DIARIO EL UNIVERSO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *