Uso de energía mejora procesos en camaronera de Naranjal

Elevar su producción a más de seis mil libras de camarón por hectárea, evitar la combustión de 870 mil galones de diésel anuales, reducir desechos contaminantes y la disminución en costos de mantenimiento son algunos de los resultados que ha logrado la empresa camaronera Exporcambrit, ubicada en Naranjal, Guayas, a través de la electrificación y tecnificación de sus instalaciones.

Patricio Salazar, presidente de GPS Group y asesor estratégico de Exporcambrit, indica que la utilización de electricidad en la industria camaronera tiene varios beneficios.

“Nuestros procesos son automáticos, desde el bombeo, que es el pulmón de una camaronera, hasta la alimentación del crustáceo y la aireación del agua, todo a base de electricidad. Esto nos ayuda a elevar nuestra productividad”, dice.

Exporcambrit, empresa pionera en el uso de energía para su producción, utiliza un sistema dual en su estación de bombeo. Cuenta con un sistema de motores eléctricos y un back up o apoyo de motores de diésel para no parar el bombeo si existen fallas en la transmisión de energía.

Para el proceso de electrificación y tecnificación, la finca invirtió cerca de cinco millones de dólares en el levantamiento de postes y cableado desde el Sistema Nacional Interconectado, que se encuentra en la carretera, hasta sus instalaciones. Para bajar de alta a media tensión, también construyó una subestación eléctrica.

Salazar sostiene que esta inversión la debería realizar el Estado para aumentar el interés en el sector camaronero en la utilización de energía. “CNEL (Corporación Nacional de Electricidad) debe llegar con la electricidad hasta las fincas. Sabemos que los procesos públicos tienden a ser lentos por eso proponemos que sean las camaroneras las que hagan esta inversión (entre $ 1.500 y $ 6.500 por hectárea), pero que se crucen cuentas en las planillas y todos ganamos”, afirma.

Actualmente, las camaroneras acceden a una tarifa diferenciada de 6,5 centavos por kilovatio hora para impulsar el uso de energía. Sin embargo, Salazar señala que se debe disminuir más este rubro.

“La actual tarifa es competitiva, pero necesitamos tarifas que nos ayuden a mejorar más. Exporcambrit dejó de pagar $ 40 mil en diésel para cancelar lo mismo en luz, pero si bajamos más esta tarifa, en horarios nocturnos, por ejemplo, se genera más interés en utilizar electricidad”, afirma.

Añade que el Gobierno también debe darle confianza al sector: “Hay camaroneras que comenzaron a electrificar hectáreas como plan piloto. Necesitamos estabilidad en la tarifa porque la inversión es de larga vida útil y esto se lograría con contratos de inversión”, dice.

En noviembre del año pasado, los ministerios de Acuacultura y Pesca y de Electricidad firmaron un convenio para la electrificación de camaroneras. Cien mil hectáreas contarían con energía hasta 2025 y se invertirían $ 200 millones.

Fuente: eluniverso.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *