Una ‘suerte de precampaña’ vive el prefecto Jimmy Jairala en periferia de Guayaquil

“Cuando llueve el agua nos da hasta la rodilla” es la queja de una habitante de la cooperativa Trinidad de Dios al prefecto del Guayas, Jimmy Jairala, en su visita del 7 de junio a Monte Sinaí, zona popular de Guayaquil, donde entregó cuatro casas y reparó una que pertenece a las víctimas de un incendio.

En el portal de una vivienda, unos 25 moradores rodeaban a Jairala, a quien le habían servido un café y una tortilla de verde, mientras él llamaba al coordinador de su movimiento político Centro Democrático (CD) y empleado de la Prefectura, Jorge Vélez. Él le respondía: “Dígame, alcalde”.

“Hoy coincide (la entrega de casas) con una suerte de precampaña, porque sea yo o cualquier ciudadano en el movimiento (CD) que asuma el reto de la Alcaldía, tiene que construir su agenda municipal conversando con la gente”, afirmó cerca de las 16:50, tras aclarar que a esa hora ya había “cumplido largamente” su jornada como prefecto, que ese día la inició, según dijo, a las 07:00.

La presencia de Jairala con obras, casas y programas es más activa desde abril, a nueve meses (24 de marzo) de las elecciones seccionales para concejales, alcaldes y prefectos.

El 24 de mayo, por ejemplo, tanqueros de la Prefectura repartieron agua a más de 100 familias en la coop. Sergio Toral 2 y un día después una brigada de salud entregó medicinas en la coop. Casa del Tigre, mientras que un equipo de la Unidad de Rescate y Recuperación Animal atendía a perros y gatos.

El 15 de junio, en cambio, Jairala ofreció a decenas de moradores de Socio Vivienda que pronto les abrirá una escuela de fútbol. “Para que vean que todavía no soy alcalde y ya les estoy haciendo algo”, dijo Jairala en esta zona de la parroquia Tarqui, una de las más disputadas por las organizaciones políticas en épocas de campaña. Tarqui y Pascuales concentraron en el 2014 unos 700 mil electores. En la primera ganó ampliamente el socialcristiano Jaime Nebot y en la segunda, por apenas 208 votos, triunfó la oficialista Viviana Bonilla.

El gobierno provincial, a través de su empresa pública Inverguayas, también ha ejecutado trabajos en la urbe, por “invitación” del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi). En la etapa 1 del plan Socio Vivienda, Inverguayas instaló coberturas metálicas en las terrazas de 34 bloques multifamiliares, por $ 365 mil, en marzo. En ese mes y en la misma etapa se limpió el sistema de alcantarillado, por $213 mil. En mayo, repotenció varios parques en las riberas de los esteros El Muerto y Santa Ana, a un costo de $ 247 mil, según datos del Servicio de Contratación Pública (Sercop).

El director provincial del Miduvi, Juan Jaramillo, confirmó que se contrató a la Prefectura mediante el sistema de régimen especial. “Es directo y se escoge el precio referencial”, justificó el funcionario.

Inverguayas, con recursos del gobierno provincial, realizó también tres obras guayaquileñas en febrero y marzo.

Se trata de tres consultorías, por un total de $ 192.985, para el “acompañamiento” de las obras adjudicadas por el Miduvi. Para una de ellas, la de supervisión de la limpieza de alcantarillado en Socio Vivienda, Inverguayas contrató al ingeniero José Núñez Salazar, por $ 60 mil. “Todo es legal”, defendió Núñez.

Jairala también argumentó que “la empresa Inverguayas participa en concursos públicos y los gana”. Rodeado de cercanos colaboradores y empleados de la Prefectura recalcó: “Estamos, además, autorizados para trabajar en toda la provincia del Guayas, incluso fuera de la provincia del Guayas”.

Fuente: eluniverso.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *