Uber se expande con servicios de comida, mensajería y transporte aéreo

Uber igual taxi es una relación que está quedando corta. Desde el Centro de Excelencia de Uber en Costa Rica, representantes en América Latina de la famosa aplicación exponen las nuevas redes que teje la empresa.

Empezó en marzo del 2009 en San Francisco (Estados Unidos), llegó a América Latina en agosto del 2013 y desde julio del 2017 está en Ecuador.

Se define como una organización de desarrollo tecnológico y no como una empresa de transporte. Un detalle que causa polémica en cada país al que ingresa Uber.

Los taxistas regulares se oponen a esta empresa y en varios países la legislación resulta escasa; sin embargo, la aplicación suma más de 100 millones de descargas en Google Play y su puntuación es de 4,2 sobre 5.

El alcance

Están en 81 países, en 633 ciudades en el mundo. En América Latina, Uber opera en 80 ciudades, siendo Sao Paulo, Río de Janeiro y Ciudad de México donde se reúnen la mayor cantidad de conductores y usuarios.

En Latinoamérica, Uber emplea a 2.000 trabajadores, tiene un millón de conductores registrados y 30 millones de usuarios, según reportes presentados por la empresa en el Centro de Excelencia en Costa Rica, desde donde se da atención al cliente a la región y a usuarios de Estados Unidos que buscan asistencia en español.

Aunque en Ecuador se han visto solo vehículos que ofrecen transporte tipo taxi, las redes de Uber se extienden mucho más.

Entre los nuevos servicios está Uber Eats, donde los restaurantes se registran para que los usuarios realicen sus pedidos a domicilio y pagos a través de la aplicación; Uber Health, que busca convenios con instituciones de salud para el traslado de pacientes; UberRush, servicio de mensajería en bicicleta; Uber Freight, para el transporte de carga pesada; además del transporte en botes o motocicletas y las pruebas con vehículos autómonos o tipo helicóptero.

La información

En un edificio luminoso, con paredes coloridas, plantas y gente entre 20 y 40 años que puede acudir al trabajo en compañía su perro, un equipo de casi 500 personas trabaja atendiendo a los millones de usuarios de la región, desarrollando innovaciones, descubriendo nuevos nichos de mercado y procesando sus datos, porque Uber sabe mucho sobre sus usuarios y las ciudades donde opera.

La empresa conoce la ubicación y movimientos de sus usuarios, los sectores y horarios donde reportan más incidentes de tránsito, los objetos que más se olvidan en los autos, entre otros detalles.

Juan Araya, líder de los Centros de Excelencia Uber en América Latina, asegura que la información que manaje el centro regional está protegida y que jamás han sido ‘hackeados’. Sin embargo, aclara que cuando existe una denuncia oficial y las autoridades piden un reporte de movilización de una persona determinada, la empresa proporciona la información.

De sus estadísticas, se destacan curiosas historias: un bebé olvidado, una novia celosa, un padre preocupado, un perro ‘desaparecido’, una vida salvada…

Con 80 personas dedicadas exclusivamente a atender los casos de ‘objetos perdidos’ en el Centro de Costa Rica, Uber sabe que en América Latina los objetos más olvidados en los vehículos son:

1. Dispositivos móviles
2. Billeteras / Carteras
3. Identificaciones / Pasaportes
4. Cargadores
5. Lentes
6. Ropa
7. Cosméticos
8. Audífonos
9. Compras (de supermercado u otros)
10. Mochilas

Y los objetos (y seres) olvidados más extraños que han registrado son:

1. Un bebé
2. Antena de televisor
3. Máquina para hacer hielo
4. Un perro
5. Pantalla de TV de 55’’
6. Vestido de novia
7. Bata de baño
8. Cactus
9. Retenedor (ortodoncia)
10. Caja de herramientas

La historia del bebé ocupa un lugar destacado en las curiosidades que ha registrado la empresa. Una pareja se subió a un vehículo Uber con las compras del supermercado y su bebé, que iba en su asiento especial. Al llegar al lugar de destino, los padres bajaron sus compras y entraron a la casa. El conductor arrancó y se fue. Minutos después, el centro de atención recibió la llamada de una madre desesperada. Los agentes de servicio al cliente contactaron al conductor, que ni se había percatado aún que el silencioso bebé estaba en la parte trasera del vehículo. El bebé fue devuelto a sus padres.

El futuro

Los vehículos autónomos son su innovación más comentada al momento. No solo por la sorpresa de recibir un vehículo sin conductor, sino porque semanas atrás uno de estos autos atropelló a una mujer en Arizona. Desde entonces, las pruebas con estos vehículos permanecen temporalmente suspendidas.

Entre sus futuras propuestas, uno de sus videos promocionales muestra a usuarios solicitando helicópteros desde la aplicación. Un vehículo recoge al pasajero, lo lleva al helipuerto más cercano y se realiza el viaje. Todo gestionado desde un celular.

Está también el Uber Elevate. Entrará en periodo de prueba en el 2020 y Araya aclara que no es un helicóptero, aunque se parece físicamente, pero que la principal diferencia es el uso de la energía. “El Uber Elevate usa baterías especiales que lo hacen liviano, no funciona con un sistema de hélices como lo hace un helicóptero. De hecho, es más seguro”, dice.

La aceptación es otro de los propósitos de Uber para el futuro. Martha Castro, Líder de Comunicación en América Latina, resalta que uno de sus objetivos es que los gobiernos entiendan cómo funciona la empresa y diferentes grupos locales dejen de atacar a sus ‘socios’, como identifican a las personas que se registran para dar servicios a través de la aplicación.

El futuro de Uber en Ecuador es aún una incógnita. Castro detalla que ven al país como un mercado emergente. La aplicación opera en Guayaquil y Quito y sus representantes prefieren esperar a cumplir un año, en julio del 2018, para revelar cifras sobre el número de conductores y usuarios registrados.

“Uber identifica los problemas de movilidad de cada ciudad y busca ofrecer una solución”, asegura el Líder de los Centros de Excelencia para América Latina. Bajo esa premisa, la aplicación no descarta nada.

Fuente: eluniverso.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *