PANIFICADORES ANUNCIAN PAN MÁS PEQUEÑO COMO ALTERNATIVA PARA NO IMPACTAR A SUS CLIENTES.

La cuenta regresiva empezó en las panaderías para que desde el 24 de mayo próximo el pan suba de precio a mínimo $ 0,20, tras el anuncio de la Unión de Panificadores del Ecuador del pasado fin de semana.

El pan forma parte del consumo diario de buena parte de las familias ecuatorianas y ocupa la sexta posición entre los 359 productos de la canasta IPC (índices de precios al consumidor), con un peso de 1,58%, con la que se calcula la inflación.

Sin embargo, así como se espera la fecha también se barajan opciones para evitar que el pan trepe a este precio, $ 0,08 más de lo que hoy se vende en promedio. Esto se constató durante un recorrido de Diario EL UNIVERSO por diferentes panaderías de Guayaquil.

La opción de utilizar menos cantidad de ingredientes en la elaboración del pan es una opción indica José Mora, jefe del área de panificación de la panadería y Pastelería Integral, ubicada en la 11.ª etapa de la Alborada, en el norte.

Mora confirmó que el negocio sí proyecta alzar el precio del pan a $ 0,20 tomando en cuenta la misma cantidad de ingredientes que se utilizan hasta el momento, pues aseguró que los costos de las materias primas se han disparado desde inicios de mayo.

“El dueño sí ha dicho que lo va a subir a $ 0,20, pero hay que ver qué dicen los clientes”, sostuvo Mora, quien calculó que con el incremento anunciado se lograría cubrir apenas los costos. “Dando seis panes por $ 1, ahí podemos salvar algo”, analizó Mora.

Sin embargo, el maestro panificador indicó que le sugirió al dueño del local hacer un pan más pequeño para estacionar el precio del pan entre los $ 0,13 y $ 0,15 y no golpear a su clientela.

“Hay que bajar el tamaño, un pan pesa 70 g, ya no va a pesar 70 g, va a pesar máximo 40 g, es la opción”, manifestó Mora.

Miguel Ortiz, propietario de la Panadería y Pastelería Napolitana, en Sauces 3, aseguró que el precio del pan va a tener que subir y justificó la medida, no obstante, indicó que no al precio sugerido por el gremio, del cual no es miembro.

Cree que el incremento anunciado es mucho y según sus cálculos rebasaría el costo que actualmente tiene el producto, ya con el aumento de los precios de los insumos; aunque recordó que el pan no ha subido desde el 2011, en cambio, los ingredientes sí.

“Ahorita vale $ 0,12, habría que ver hasta $ 0,16, no se le puede subir tanto porque impacta bastante en la gente”, explicó Ortiz, quien de todas maneras reconoció que los elevados costos de los ingredientes, como harina, manteca y levadura, sí afectan a los negocios que han visto cada vez más bajar sus ganancias.

El panificador asegura que, por ejemplo, el saco de harina que antes le costaba $ 30 ahora le cuesta hasta $ 34, y ha visto en los últimos tres años cómo sus ganancias bajan más y más.

Aunque, pese a no estar de acuerdo con el precio de $ 0,20 anunciado por la Unión de Panificadores, Ortiz analizó que puede haberse fijado ese valor contemplando que no vaya a haber otro incremento en varios años.

Para, Patricia Inga, representante de la Unión de Panificadores del Guayas, el incremento se justifica, no solo por el incremento de las materias primas desde las industrias, según ella, sino también por la transportación de estos hacía los negocios, otro rubro que suma al precio final.

“La harina tenía un valor de $ 28 y se fue incrementando de dólar en dólar, ahora llega a valer $ 33, dependiendo de las provincias, por el motivo del transporte”, sostuvo la dirigente, quien añadió que una pipa de 50 kilos de manteca subió de $ 65 hasta $ 85 esta semana.

“No estamos de acuerdo con tanta alza de materia prima”, indicó Inga, quien asegura que el gremio a nivel nacional representa a más de 500 panificadores; aunque en Guayaquil solo a alrededor de 20, sin embargo, aseguró que se están sumando.

Pedro Carchi, panificador de Mapasingue este, tampoco está agremiado, pero también justificó el incremento, pues aseguró que los elevados costos y el estado de excepción que le impide vender los fines de semana y recorta sus horarios hicieron que su negocio esté al punto de la quiebra.

Él también está de acuerdo en hacer un pan más pequeño para que el precio no golpee a las familias.

“Cada vez es más caro hacer el pan y los clientes también compran cada vez menos”, lamentó Carchi, quien dice que no es posible reemplazar el pan con otro producto, como por ejemplo el verde.

Este producto en las tiendas del sector se vende a un precio de entre $ 0,15 y $ 0,25, dependiendo del tamaño. Carchi aseguró que no es opción porque es un producto que no es procesado como el pan, y para prepararlo se debe gastar en aceite y gas.

“Va a salir más caro para las amas de casa y les va a tomar más tiempo hacer verdes para reemplazar al pan”, explicó el panificador, quien aún no se decide si subirá su pan a $ 0,20 o bajará el gramaje para que el precio solo suba a $ 0,15.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *