NUEVO ESTUDIO SOBRE LA VACUNA DE OXFORD CONFIRMA SU EFECTIVIDAD Y DA ESPERANZAS DE QUE LLEGUE RÁPIDO.

La vacuna que desarrolla la farmacéutica AstraZeneca y la Universidad de Oxford se encuentra en su etapa de ensayo clínico, en el que miles de personas de varias partes del mundo participan en sus pruebas.

Ahora, según una investigación de la Universidad de Bristol, la vacuna sigue con precisión las instrucciones genéticas programadas por sus desarrolladores y sus resultados cumplen la expectativa de dar una fuerte respuesta inmunológica.

De acuerdo con el virólogo David Matthews, quien dirigió el estudio de Bristol, la vacuna sí funciona: “La vacuna está haciendo todo lo que esperábamos y eso solo puede ser una buena noticia en nuestra lucha contra la enfermedad”.

Este proyecto es el que lidera la carrera por conseguir una vacuna contra el COVID-19 y se espera que antes de que acabe el 2020 presenten oficialmente los resultados de las pruebas en humanos que realiza en Brasil, Reino Unido y Estados Unidos, entre otros países, que a su vez demuestren que su vacuna es efectiva y segura.

El diario británico The Sunday Times informó que el sistema de salud de ese país ya se prepara para el proceso de vacunación, que probablemente se haga poco después de Navidad.

El medio también afirmó que un consejero médico del gobierno, Jonathan Van-Tam, ha dicho en privado que de acuerdo con la información que tiene, esta vacuna puede recortar las infecciones, lo que permitiría salvar más vidas.

Otra muestra de la esperanza en esta vacuna es que el gobierno permitirá que además de los doctores, los farmacéuticos, dentistas, comadronas y paramédicos puedan inocular cuando empiece el programa de vacunación. Los primeros en recibirla serán las personas más vulnerables, incluyendo los adultos mayores.

¿Cómo funciona?

La vacuna de Oxford y AstraZeneca fue fabricada tomando un adenovirus, un virus de resfriado común en chimpancés, y logra borrar el 20% de las instrucciones del virus, evitando que se replique y cause enfermedades graves.

El estudio realizado por Bristol confirmó que las instrucciones genéticas que sustentan la vacuna se siguen correctamente cuando entran a una célula humana, según Matthews.

El trabajo ahora será revisado de nuevo por otros científicos.

FUENTE: DIARIO EL UNIVERSO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *