‘No es el cierre de la historia’, dicen familiares de periodistas asesinados de El Comercio

La identificación de los restos de los tres integrantes del equipo periodístico de El Comercio, que fueron asesinados por un grupo disidente de las FARC, “no constituye un cierre o el final de esta historia”.

Así lo expresaron desde Cali los familiares de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, que viajaron a esa ciudad para las pruebas forenses que permitieron reconocer los restos hallados el jueves en Tumaco.

En un comunicado, los parientes insistieron en que este secuestro y asesinato no forme parte de una “lista de la normalidad” y que las responsabilidades en todos los niveles sean establecidas.

“No olvido, no impunidad, no repetición”, expresaron las familias, al tiempo de ratificar que estarán atentos y vigilantes de los procesos abiertos en la justicia.

Ortega, Rivas y Segarra fueron secuestrados en marzo pasado en la zona de Mataje, Esmeraldas, cuando cumplían una labor periodística.

La Fiscalía colombiana se comprometió a mantener informadas de primera mano a las familias acerca de los avances de este caso, en el que alias Guacho, líder del grupo Oliver Sinisterra, es el principal objetivo de los gobiernos de Colombia y Ecuador.

Yadira Aguagallo, novia de Paúl Rivas, en una entrevista publicada ayer por El País,de Cali, reiteró el pedido de que el Gobierno colombiano les proporcione detalles de la operación que permitió detectar los restos. “Entendemos que puede ser información sensible, pero para los familiares es muy importante. De otro modo, cómo sobrevives a esto o configuras tu vida con estas dudas”, dijo.

Colombia ha indicado de manera general que se encontraron enterrados en fosas, rodeadas de explosivos en una zona selvática. Y medios colombianos han agregado que el informante de las coordenadas fue un militante de la disidencia de alias Guacho que pretendía ayudar a los secuestrados.

Mientras, ayer por la tarde, en medio del dolor y la consternación, los familiares velaron en una capilla de Cali los restos de los periodistas. Fue el primer acercamiento que tuvieron luego de que el Gobierno colombiano entregó los cadáveres tras la identificación.

A este acto fueron invitados periodistas de Cali para que despidan a sus colegas antes de trasladarlos esta mañana a la capital. Esa fue una de las ciudades en las que se realizaron plantones para abogar por la liberación de los periodistas.

“Esta tarde (ayer) podré contarle todo lo que ha pasado, lo orgulloso que me siento de mi hijo y lo mucho que lo amo”, aseguró Galo Ortega, padre del periodista, citado por el diario capitalino El Comercio.

Él agradeció a Dios porque cree que fue un milagro recuperar los restos tras una larga espera, “aunque sean los huesitos”.

Fuente: eluniverso.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *