Militares y buzos extranjeros se suman al rescate de niños en una cueva de Tailandia

Militares estadounidenses y buzos británicos participaban este jueves en la búsqueda de 12 niños y su entrenador de fútbol que llevan cinco días en una cueva inundada en el norte de Tailandia.

Las incesantes lluvias monzónicas en la provincia de Chiang Rai aumentan el nivel del agua en la cueva, obligando a los buzos británicos a interrumpir su avance, anunciaron las autoridades tailandesas.

AFP / Lillian SUWANRUMPHAUna familiar de los desaparecidos reza a la espera de noticias sobre los desaparecidos de la cueva Tham Luang en el parque natural Khun Nam Nang Non en Chiang Rai en el norte de Tailandia el 28 de junio de 2018 

Soldados estadounidenses llegaron a la zona durante la madrugada para ayudar a los socorristas locales, según Bangkok y la embajada estadounidense.

“Se trata de evaluar con las autoridades tailandesas las posibles acciones”, explicó a AFP Jillian Bonnardeaux, portavoz de la embajada de Estados Unidos en Bangkok.

“Son expertos en buceo y rescate en el mar”, precisó una fuente militar tailandesa a la AFP.

Los 12 niños de entre 11 y 16 años y su entrenador de 25, entraron en la cueva de Tham Luang, situada a proximidad de la frontera con Birmania y Laos, el sábado después de su entrenamiento de fútbol. Pero la lluvia bloqueó la entrada principal de esa red subterránea compleja y de varios kilómetros de largo.

AFP / LILLIAN SUWANRUMPHAUn militar tailandés informa a militares estadounidenses en el puesto de mando de las operaciones de rescate para dar con los desaparecidos de la cueva Than Luang del parque natural Khun Nam Nang Non de la provincia de Chiang Rai en el norte de Tailandia el 28 de junio de 2018

Las familias estaban más inquietas el jueves luego de esperar la víspera un desenlace rápido tras la instalación de bombas para evacuar el agua.

“Estoy triste. Quiero que mi hijo esté sano y salvo. De momento no tenemos información por parte de las autoridades”, dijo a la AFP Thinnakorn, el padre de uno de los niños.

– Cueva prohibida durante el monzón –

En la entrada de la cueva, un cartel avisa a los visitantes de no entrar durante la temporada de lluvias, entre julio y noviembre.

“Los buzos están dispuestos a volver en cuanto el nivel del agua haya bajado a un nivel aceptable”, explicó la marina tailandesa en Facebook.

En paralelo, guardias fronterizos y policías, acompañados por perros adiestrados, rastrillaban la montaña a la búsqueda de posibles pozos naturales que permitan acceder de manera vertical en la cueva.

AFP / Gal ROMATailandia 

Los familiares trajeron ropa de los niños para ayudar a los perros hallar un eventual rastro.

También se trajeron drones para ser enviados a las galerías cuando las condiciones meteorológicas lo permitan.

Los primeros días de búsqueda no han permitido encontrar ningún rastro del grupo en el interior. Las autoridades creen que podrían haber hallado refugio un poco más lejos en esa cueva para protegerse ante la crecida.

La madre de uno de los niños dio la alerta al ver el sábado por la noche que su hijo no regresaba. Unas horas después se encontraron en la entrada de la cueva bicicletas y zapatillas.

El entrenador, Ekkapol Janthawong, y los niños conocían bien el lugar, aseguran las autoridades tailandesas. Los espeleólogos aprecian el lugar por su compleja red de túneles.

En la página Facebook de Ekkapol Janthawong hay fotos en las que se lo ve junto a jóvenes futbolistas delante de la cueva en 2016.

En 2007 seis turistas extranjeros y sus guías tailandeses murieron al verse atrapados por una inundación relámpago en una cueva del parque nacional Khao Sok, en el sur de Tailandia.

Fuente: AFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *