MILITARES DESTRUYEN EN ESMERALDAS UN LABORATORIO CLANDESTINO DONDE SE PROCESABA TRES TONELADAS DE DROGA AL MES.

El miércoles último, militares destruyeron el laboratorio destinado al procesamiento de cocaína.

A orillas del río Mataje, en la frontera norte entre Ecuador y Colombia, se construyó un laboratorio artesanal junto a una cascada para el procesamiento y embalado de clorhidrato de cocaína.

Este lugar perteneciente al cantón San Lorenzo (Esmeraldas) fue hallado por personal de las Fuerzas Armadas durante un patrullaje en la zona limítrofe con Colombia, el último fin de semana.

La infraestructura de cinco habitaciones de madera y cubiertas con plástico de color negro y otros materiales estaba en una zona de difícil acceso terrestre y visibilidad aérea, ubicada entre las comunidades rurales Labores Agrícolas y Vaya Viendo, cuyos habitantes en su mayoría son de la nacionalidad awá.

Cada vivienda estaba comunicada con pasadizos de madera y sacos llenos de tierra. Además contaba con una salida rápida al río Mataje, que tiene una separación de unos 80 metros entre las dos orillas con respecto a territorio colombiano.

Expertos militares y de la Policía Antinarcóticos estiman que la producción de droga era aproximadamente de tres toneladas por mes.

En el inventario realizado con el fiscal de San Lorenzo, José Cevallos, el Grupo Operacional de Antinarcóticos (GEMA) y el Ministerio del Ambiente se encontraron un generador de potencia eléctrica de 6,8 kilovatios, recipientes plásticos para el almacenamiento de precursores químicos y combustible, hornos microondas, balanzas electrónicas, logotipos de diferentes distintivos para identificar la droga embalada, áreas de cocina y administrativa, alimentos, herramientas de trabajo y otros accesorios.

Uno de los oficiales de la Fuerza Terrestre, que reservó su identificación, estimó que este laboratorio tenía más de un año en funcionamiento. Es probable que un promedio de 30 personas por turno durante las 24 horas trabajaran en ese lugar, se indicó.

El alcaloide posiblemente salía por el río Mataje o a través de laberintos de caminos (picas) y podría pertenecer a grupos al margen de la ley de Colombia.

Con detonación controlada y cuidado del medioambiente, los militares destruyeron el laboratorio y el generador eléctrico.

Durante la incursión no hubo detenidos.

Enfrentamiento armado en Colombia permitió ubicar campamento

El ataque de grupos armados en el poblado de Puerto Rico (Nariño), cercano al límite político internacional con Mataje, y que dejó varios muertos y secuestrados hace dos semanas, permitió el hallazgo del laboratorio de procesamiento de drogas, armas y municiones, y la aprehensión de dos ciudadanos extranjeros que serían integrantes del grupo Los Contadores.

El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas dispuso que personal de los Batallones Bimot-13, Infantería de Marina n.º 13 – Esmeraldas y n.º 11 de San Lorenzo replieguen sus unidades en el cordón fronterizo ante la posible migración de colombianos que huyan de este nuevo incidente.

Un promedio de cien militares fue movilizado desde el mando de operaciones unificado que se instaló en un punto estratégico de Mataje.

Los dos extranjeros fueron detenidos cuando pasaban el registro y revisión en el destacamento militar de esta jurisdicción, y se les encontraron armas de fuego y municiones.

El lunes de esta semana, armas de fuego, pertrechos, explosivos y ropa militar también fueron hallados en una vivienda cercana al laboratorio de droga.

El dato

En febrero del año pasado, militares encontraron una plantación de coca y un laboratorio para su procesamiento, en la zona de isla Hormiga, en Sucumbíos.

En Angostura, provincia de Sucumbíos, se halló un laboratorio clandestino donde supuestamente se procesaba droga, en septiembre del año pasado.

Un mes después se localizó otro laboratorio que procesaba cuatro toneladas de cocaína en línea de frontera norte, en la parroquia Tobar Donoso, perteneciente al cantón Tulcán, provincia de Carchi.

FUENTE: DIARIO EL UNIVERSO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *