MÉXICO SE OFRECE A MEDIAR EN LA CRISIS DE NICARAGUA Y VENEZUELA.

El Ejecutivo de López Obrador promete un “papel decisivo” y de liderazgo en Latinoamérica.

Tras las críticas por la ambigüedad del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en su posición hacia Venezuela y Nicaragua, el subsecretario designado para la región de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes Zúñiga, afirmó que su país está dispuesto a mediar en las crisis políticas que afectan a ambos países. “La diplomacia mexicana tendrá un papel decisivo en América Latina y el Caribe. México debe ser un líder en la región y estamos dispuestos a asumir esta responsabilidad. Es el momento en que México vuelva a mirar al Sur”, aseguró el funcionario este lunes, frente a los representantes de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

Esta es la primera vez que un alto funcionario del Ejecutivo de López Obrador se pronuncia directamente sobre la crisis nicaragüense, que desde abril –cuando comenzaron las protestas contra el presidente Daniel Ortega– ha dejado 325 muertos, más de dos mil heridos y decenas de miles de exiliados. Reyes dijo que el Gobierno dará un “seguimiento puntual” a la situación del país, pero advirtió que México “no acompañará acciones que puedan afectar negativamente al pueblo nicaragüense y que no sean conducentes para crear condiciones de confianza que se necesitan para acercar a las partes”.

La crisis nicaragüense ha generado intensas negaciones diplomáticas en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo secretario general, el uruguayo Luis Almagro, advirtió de que podría invocar la Carta Democrática y expulsar al país del seno de esa organización, lo que tendría serias repercusiones políticas y económicas para la nación centroamericana. La idea de Almagro es presionar diplomáticamente a Ortega para que este se siente a negociar una salida pacífica al conflicto, que en enero cumple nueve meses sin que el sandinista de señales de apertura. Por el contrario, ha aumentado la represión contra sus críticos y los medios de comunicación independientes.

Alejandra Reynoso Sánchez, senadora por el PAN y secretaria de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, hizo referencia a la reunión de la OEA del viernes y cuestionó la posición del Gobierno mexicano, que se abstuvo. “¿Considera usted que la Doctrina Estrada sigue vigente ante la práctica de autoritarismo y violación constante de derechos humanos?” “¿Cómo logrará México el respeto a los derechos humanos y al orden constitucional en estos países [Nicaragua y Venezuela]?”, preguntó. En la misma línea apuntó la senadora Martha Micher Camarena, de Morena, el partido de López Obrador, quien dijo estar “preocupada por Nicaragua” y le recordó a Reyes que en el país centroamericano “están ofendiendo, están desapareciendo a la gente que piensa diferente, están cometiendo actos de violación a los derechos humanos”.

Reyes respondió que la Doctrina Estrada “sigue absolutamente vigente” como la “guía básica” de las relaciones diplomáticas de México con sus vecinos, y “que de ninguna manera está peleada con la vigilancia de México en la procuración de los derechos humanos”. Sin embargo, dijo que estaban “muy preocupados” por la crisis nicaragüense y que darían seguimiento a las discusiones en el seno de la OEA, donde el país ha dado un voto “favorable” a las decisiones tomadas hasta ahora por el grupo de trabajo para Nicaragua. “México estaría en disposición de participar, a invitación de Nicaragua, en todo mecanismo de facilitación y mediación del diálogo que permita el acercamiento de las partes en conflicto con pleno respeto a sus asuntos internos y autodeterminación”, dijo Reyes, quien anunció que el jueves el canciller nicaragüense, Denis Moncada, visitará México.

En el caso de Venezuela el funcionario fue más elocuente. Dijo que al no suscribir la semana pasada un documento del Grupo de Lima, con el que los 13 países que conforman esa alianza no reconocen el nuevo mandato de Maduro, México mandaba el mensaje de que la prioridad del Gobierno es hacer frente a la “crisis humanitaria” que sufre ese país y luego a la situación política. “Tampoco damos un voto a favor de Maduro”, aseguró Reyes. Además, agregó que al enviar al encargado de negocios de la Embajada mexicana en Caracas a la toma de posesión del presidente venezolano, el Ejecutivo de López Obrador quiso mantener “una distancia” y mostrar que seguirá de cerca lo que sucede en ese país.

“México de ninguna manera renuncia a su preocupación y a su observancia por la situación humanitaria que se está viviendo en Venezuela, por el laceramiento a los derechos humanos de los venezolanos y por la ausencia de democracia que hay en ese país. No obstante, no queremos caer en el extremo antagonista en el que pensamos que se encuentran todas las partes involucradas en el conflicto venezolano. Pretendemos ubicarnos en un centro que sea capaz de generar puentes de diálogo”, explicó el diplomático. Reyes Zúñiga dijo que su país “está en plena disposición de fungir como puente de diálogo y mediador en los conflictos internos” de Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *