MACRON TILDA DE ‘CRISIS INTERNACIONAL’ LOS INCENDIOS DE LA AMAZONIA Y QUIERE QUE SE ABORDEN EN EL G7.

Jair Bolsonaro acusa al presidente francés de “interferir en la soberanía de Brasil” y de tener una “mentalidad colonialista”.

Las llamas que devoran estos días la Amazonia brasileña son las mismas que alimentan en las redes sociales la indignación contra el presidente brasileño, Jair Bolsonaro. Mientras la etiqueta #PrayforAmazon (reza por la Amazonia) se convertía el miércoles en tendencia global y los habitantes de las regiones afectadas publicaban imágenes de los daños causados por el fuego, el presidente decía, sin aportar pruebas, que eran miembros de organizaciones de defensa del medioambiente quienes estaban causando las llamas deliberadamente, en venganza por el recorte de fondos decretado por el Gobierno.

Los incendios en la mayor selva del mundo han trascendido de la esfera meramente brasileña: el presidente francés calificó los fuegos en la Amazonia como “crisis internacional” en su cuenta de Twitter. Emmanuel Macron optó por informar de que incluiría el tema en la agenda del G7 de este fin de semana. El mensaje del mandatario francés en la red social estaba acompañado de una foto, que según el diario Folha de São Paulo, no corresponde a los incendios actuales y es en realidad una instantánea tomada en 1989 por la fotoperiodista Loryn McIyntire

El secretario general de la ONU, António Guterres, también ha mostrado su “profunda preocupación” por la situación. “En medio de la crisis climática mundial, no podemos permitirnos más daño a una gran fuente de oxígeno y biodiversidad. La Amazonia debe ser protegida”, ha tuiteado el máximo responsable de Naciones Unidas.

Pero Bolsonaro, lejos de recular, este jueves ha vuelto a la carga. Ha cargado contra Macron por su decisión de incluir el asunto en la agenda del G7 y ha acusado al mandatario francés de querer “instrumentalizar” una cuestión interna brasileña para “obtener réditos políticos personales”, al tiempo que señalaba a los países que dan dinero para la preservación de la selva de “interferir en la soberanía de Brasil”. “La sugerencia del presidente francés, de que asuntos amazónicos sean discutidos en el G7 sin la participación de los países de la región, evoca una mentalidad colonialista que ya no tiene lugar en el siglo XXI”, agregó el líder ultraderechista brasileño.

Bolsonaro también ha mandado varios mensajes en clave interna: “¿Quieren que culpe a los indígenas? ¿Quieren que culpe a los marcianos? Todo el mundo es sospechoso, pero los principales sospechosos son las ONG. Es una indicación muy fuerte de que esas organizaciones han perdido sus beneficios. Es simple”, respondió al ser preguntado sobre la responsabilidad de los incendios. Y ha sugerido, además, que faltan recursos, incluso para enviar “40 hombres a combatir el fuego”.

Más de medio centenar de organizaciones no gubernamentales cerraron filas este jueves y respondieron al ataque dialéctico lanzado por el presidente brasileño. “Es una declaración absolutamente frívola e irresponsable que tiene un objetivo muy claro: desviar la atención de lo que realmente importa” a la hora de tomar medidas que reduzcan la deforestación, ha dicho Raúl do Valle, director de Justicia Socio-ambiental de WWF Brasil, citado por Efe. Amazon Watch también ha salido al paso de la polémica y ha vinculado la devastación de los bosques al discurso “antiambiental” de Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército que se ha mostrado partidario de explotar la Amazonia y reducir la fiscalización de las reglas ambientales en las zonas protegidas. “Los agricultores y los ganaderos entienden el mensaje del presidente como una licencia para provocar incendios intencionados con total impunidad, con el fin de expandir fuertemente sus operaciones en la selva”.

Además, la postura del Gobierno brasileño —que ya ha despertado los recelos de la comunidad internacional— ha llevado al partido Rede Sustentabilidad a presentar ante el Tribunal Supremo una solicitud de impeachment al ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, por un delito de responsabilidad en la gestión de la política ambiental.

La región amazónica ha registrado más de la mitad de los 71.497 focos de incendio detectados en Brasil entre enero y agosto de este año, una cifra un 83% superior al del mismo período de 2018, según los datos divulgados por el estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE). En medio de los alarmantes números, la Fiscalía abrió diversas investigaciones sobre los incendios registrados principalmente en la región amazónica y, concretamente, en relación a un anuncio publicado en un periódico local del interior del Estado amazónico de Pará en el que se promovía el “Día del fuego”.

De acuerdo con relatos recogidos por las organizaciones medioambientales, decenas de productores rurales provocaron incendios en sus propiedades de forma coordinada en una muestra de apoyo al presidente Bolsonaro. “Hacendados decidieron crear el Día del Fuego e incendiar los bosques para abrir paso y colocar pastos para el ganado, tener espacio en tierras públicas y para mostrarle al presidente que estaban ‘trabajando’ y por lo tanto merecerían la amnistía prometida para el crimen que estaban cometiendo en este momento”, contó el director de WWF.

Un proyecto conjunto para salvar la Amazonia

Mientras tanto, el Gobierno colombiano este jueves propuso a sus homólogos de Brasil, Bolivia, Ecuador y Perú realizar un “proyecto conjunto” de prevención frente a la catástrofe ambiental “y para avanzar en la prevención de los incendios forestales en el Amazonas y construir una agenda conjunta frente a los efectos del cambio climático, la deforestación y la degradación de esa zona”, dijo el ministro colombiano de Ambiente, Ricardo José Lozano.

Para el proyecto conjunto propuesto por Colombia, el país suramericano “ya tiene muy buenos resultados en la lucha contra la deforestación”, dijo el ministro. Según el Gobierno, Colombia registró 197.159 hectáreas deforestadas de bosques naturales el año pasado, lo que supuso una reducción de 22.814 hectáreas con respecto a las 219.973 de 2017.

Lozano explicó que actualmente en Colombia se implementa “la política preventiva desde los bosques” para evitar que suceda algo como lo que acontece en Brasil. “Nosotros ya nos comunicamos con el Gobierno de Brasil y estamos esperando que esta tarde nos entreguen información mucho más sofisticada sobre las cifras reales” de la devastación, indicó. La intención, agregó, es establecer una “lucha frontal” contra la ilegalidad en lo relacionado con la tala indiscriminada y el tráfico de especies.

El presidente colombiano, Iván Duque, ofreció este jueves ayuda a los Gobiernos vecinos para combatir “la tragedia ambiental” causada por los incendios. “La tragedia ambiental en el Amazonas no tiene fronteras y debe llamar la atención de todos. Desde el Gobierno nacional ofrecemos a los países hermanos nuestro apoyo para trabajar conjuntamente en un propósito que nos urge: proteger el pulmón del mundo”, escribió el jefe de Estado en Twitter.

Comisión externa.

El presidente de la Cámara de los diputados, Rodrigo Maia, anunció ayer la creación de una comisión externa para monitorear los incendios y destacó la importancia de preservar el medioambiente para mantener fuertes las exportaciones y el agronegocio.

Brasil sufre un número récord de incendios. Entre enero y el pasado lunes, se han producido casi un 84% más que en el mismo período de 2018, el ritmo más alto desde que el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) —el ente que se encarga de monitorizar la deforestación de la zona selvática a través de imágenes de satélite— empezó las mediciones, en 2013.

Más allá de las protestas en redes sociales, los brasileños han empezado a organizar marchas para este fin semana en al menos ocho ciudades. La principal, con el lema “Todos por la Amazonia”, está prevista en la playa de Ipanema, en Río de Janeiro. La comunidad brasileña en Sidney (Australia) también ha convocado una marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *