LA UNIÓN EUROPEA DA OTRA OPORTUNIDAD A BORIS JOHNSON ANTES DE PLANTEAR UNA TERCERA PRORROGA DEL BREXIT.

Bruselas ve muy difícil el acuerdo en la cumbre europea de la semana que viene y ya vislumbra una segunda extraordinaria a finales de mes.

Bruselas ha decidido dar una nueva oportunidad al Gobierno británico de Boris Johnson para que concrete sus planes para una salida ordenada del Reino Unido de la UE el próximo 31 de octubre. Las esperanzas de llegar a un acuerdo son mínimas en la capital comunitaria. Pero las instituciones europeas han decidido conceder unos días más para ver si Londres da con una fórmula de Brexit que contente a Bruselas, a Dublín, a Irlanda del Norte y al Parlamento británico.

La Unión Europea había dado de plazo hasta este viernes para que el Gobierno británico presentase alguna propuesta “factible” para llegar a un acuerdo sobre el Brexit en la cumbre europea de la semana que viene, que se celebrará el 17 y 18 de octubre. Pero el presidente del Consejo, Donald Tusk, ha dejado correr ese plazo y se ha mostrado dispuesto a esperar unos días más. Aun así, fuentes diplomáticas descartan prácticamente la posibilidad de un acuerdo la próxima semana y apuntan ya a una nueva cita a final de mes, en torno al 27 de octubre.

“Hace una semana le dije al primer ministro Johnson que si hoy no había una propuesta, anunciaría públicamente que, por razones objetivas, ya no habría posibilidad de llegar a un acuerdo en el próximo Consejo Europeo”, ha señalado Tusk este viernes desde Chipre, donde se encuentra de visita oficial.

Tusk ha dejado pasar ese ultimátum tras la reunión del jueves entre Johnson y el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar. Esa cita reavivó las posibilidades de encontrar una solución al polémico punto de la frontera entre las dos partes de Irlanda, que es uno de los principales problemas para pactar el Brexit.

“Me han llegado señales prometedoras del taoiseach [primer ministro irlandés]”, ha asegurado Tusk. “Por primera vez, él y Johnson ven un camino hacia el acuerdo”, ha añadido el presidente del Consejo.

Negociación técnica.

Las negociaciones técnicas se han retomado este mismo viernes en Bruselas. Y el negociador jefe europeo, Michel Barnier, ha celebrado en la capital comunitaria un desayuno de trabajo con el secretario británico del Brexit, Steve Barclay. La cita ha sido descrita por ambas partes como “constructiva”. Y marca el inicio de una nueva e intensa ronda de negociación con el Consejo Europeo del 17 y 18 de octubre como meta.

“Seguimos trabajando por un acuerdo, y cuando hay voluntad, hay forma de lograrlo. Si no, no habría gente trabajando en ello”, ha señalado la portavoz oficial de la Comisión Europea. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, insistía el miércoles ante el Parlamento Europeo: “personalmente, no excluyo que haya un acuerdo”.

El optimismo en la capital europea, sin embargo, escasea. Y el poco tiempo disponible (faltan 20 días para el plazo del Brexit) complica la negociación. Pero Bruselas quiere apurar hasta el último momento por si se encontrara una solución inesperada. “Hay que aprovechar hasta la más mínima oportunidad”, ha acuciado Tusk a través de Twitter. “Un no acuerdo nunca será la elección de la UE”, remata el presidente del Consejo.

Si no se logra el acuerdo, Bruselas podría contemplar una tercera prórroga del Brexit (previsto inicialmente para el 29 de marzo de 2019) con el objetivo de que se produzca un “movimiento político” en Londres que permita desbloquear el paso del acuerdo en el Parlamento. La salida más esperada son unas nuevas elecciones generales.

El actual primer ministro británico, sin embargo, ha asegurado una y otra vez que no quiere solicitar la prórroga. Un compromiso que, de cumplirse, abocaría a un Brexit sin acuerdo si Londres no ofrece antes del 31 de octubre una solución viable para el conflicto sobre la frontera irlandesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *