La sequía alimenta los incendios mortales de California

Cerca de 12.000 bomberos luchaban este lunes contra las llamas descontroladas de 17 grandes incendios que avanzan alimentados por la severa sequía en California, donde ya han muerto al menos siete personas y decenas de miles de hectáreas han sido calcinadas.

El más fuerte de estos incendios, el Carr, ha matado a seis personas, entre ellos una señora de 70 años, Melody Bledsoe, y sus dos bisnietos de cuatro y cinco años, identificados como Emily Roberts y James Roberts, apodado Junior.

“Hablé con Junior por teléfono hasta que murió”, relató el esposo de Melody a CNN, recordando que sus últimas palabras fueron: “Vengan, sáquenme de aquí, el fuego está entrando por la puerta de atrás, ven abuelo”.

“He vivido en esta comunidad toda mi vida y nunca antes había visto un incendio que provocara tanta destrucción”, confesó el supervisor del condado de Shasta, Leonard Moty, refiriéndose al incendio “Carr”, uno de los más grandes, que asola el norte de California.

Alyce Macken recordó a la AFP que ella y su esposo Ted solo tuvieron unos pocos minutos para huir de su casa en la ciudad de Redding: “A las seis en punto de la mañana alguien llamó a la puerta, y el comisario nos dijo que teníamos 15 minutos para salir. Salimos en 10. Estaba temblando”.

Macken, quien está jubilada, explicó a la AFP que huyó y se encontró con otros vecinos víctimas del pánico en un centro comercial cercano, desde donde vio cómo se incendiaba su casa.

“Fue casi como un tornado de fuego que llegó por encima de la colina y barrió nuestra casa, barrió la casa de nuestro vecino”, explicó.

Las autoridades han evacuado ya a cerca de 38.000 vecinos en el condado de Shasta debido al incendio Carr, que ya ha arrasado cerca de 39.000 hectáreas y solo un 17% del fuego está controlado.

AFP / JOSH EDELSON
Bomberos intervienen en el incendio de Carr, cerca de Redding, California, el 28 de julio de 2018

Una neblina espesa de humo que cubría un gran zona del norte de California provocaba problemas respiratorios y limitaba la visibilidad.

Según la Oficina de Servicios de Emergencia del Gobernador de California (Cal OES), 12.000 bomberos de lugares tan lejanos como Florida y Nueva Jersey se han desplegado por todo el estado.

– Bomberos mueren cerca de Yosemite –

El bombero Brian Hughes murió el domingo mientras luchaba contra el incendio de Ferguson, activo cerca del Parque Nacional de Yosemite.

Hughes fue sorprendido por la caída de un árbol mientras combatía el incendio, informó el Servicio de Parques Nacionales de Sequoia y Kings Canyon. “Lloramos su pérdida”, escribieron en Twitter.

El cadáver de una persona que ignoró las órdenes de evacuación del incendio Carr fueron encontrados en una residencia calcinada el domingo, informó el comisario del condado de Shasta, Tom Bosenko.

– “El problema de los saqueos” –

AFP / Li TONGTONG
Incendios en California

El jefe de la policía de Redding, Roger Moore, advirtió que el saqueo se ha convertido en un problema desde que comenzaron las evacuaciones: “Con todos aquellos con los que entremos en contacto en esos vecindarios -si no tienen una razón legítima para estar allí-, si no los arrestamos por saqueos, los arrestaremos por otra cosa”, advirtió.

Dos personas, un hombre y una mujer, fueron arrestados más tarde bajo sospecha de saquear hogares evacuados en Redding. La policía encontró artículos electrónicos apilados en la puerta de su casa, informó el departamento del comisario.

El incendio bautizado “Mendocino Complex”, con varios focos cercanos, arrasó más de 9.800 hectáreas desde el viernes, y avanzaba rápidamente. Solo el 10% del fuego está controlado.

El combate contra el incendio de Ferguson era más alentador, pues solo avanzó 800 hectáreas durante la noche, aunque desde el 13 de julio ya ha devastado 21.700 hectáreas.

Según el Centro Nacional de Coordinación de Incendios (NIFC, por sus siglas en inglés), en todo Estados Unidos hubo 39 incendios importantes el domingo que calcinaron 97.000 hectáreas.

– “Mucho más optimistas”

Las autoridades se mostraban cada vez menos pesimistas en cuanto al desarrollo de las operaciones y el comportamiento del incendio Carr.

“Nos sentimos mucho más optimistas… estamos ganando terreno, ya no estamos a la defensiva”, explicó a los reporteros Bret Gouvea, comandante de CalFire.

De todas formas advirtió sobre lo impredecible de las condiciones meteorológicas.

Las previsiones para este lunes eran de mucho calor, alrededor de 38 grados, y poco viento.

Fuente: AFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *