La principal traba es fiscal, cree el ministro Richard Martínez

El ministro de Finanzas, Richard Martínez, asume este miércoles 16 de mayo del 2018, a las 12:30, la Cartera de Estado. El funcionario, que por primera vez llega al sector público, se forjó en los gremios empresariales por 15 años.

Aunque todavía no se ha pronunciado sobre las primeras decisiones que tomará en la Cartera de Finanzas, su visión sobre el manejo económico del país se puede evidenciar en las propuestas que impulsó desde el sector empresarial. Esos planteamientos los presentó al Gobierno desde julio del 2017 en el marco del Consejo Consultivo Productivo y Tributario.

Las volvió a recalcar este año, luego de que el presidente Lenín Moreno anunciara la presentación de un programa económico en febrero pasado. En una entrevista con este Diario en abril del 2018, Martínez señaló que la deuda pública es insostenible y consideró que ha crecido a un ritmo “explosivo”, dejando como fruto “un déficit fiscal crónico”.

Por el tamaño de la brecha fiscal, el país tendrá que endeudarse, reconoció, y añadió que la mejor alternativa es buscar el reperfilamiento -pagar deuda cara con nueva deuda en mejores condiciones- con ayuda de entes multilaterales. “Para no generar incertidumbre se requiere del apoyo y concurso de los multilaterales.

Ellos nos pueden ayudar en el reperfilamiento”, dijo. El exdirigente también es partícipe de renegociar la deuda con las empresas chinas y con el Gobierno de ese país. Según este economista lojano, el crecimiento económico no debe apalancarse en un mayor gasto estatal, el cual más bien debe ajustarse. Martínez cree que la implementación de políticas que impliquen menores costos de producción y alivien la carga tributaria para el sector productivo derivará en una mayor generación de empleo.

Como presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), cargo que ocupó hasta el lunes pasado, impulsó una propuesta para obtener USD 9 000 millones en cuatro años con medidas no tributarias. Para conseguir esos recursos, Martínez impulsó una remisión para cobrar parte de los USD 4 000 millones en juicios tributarios, levantar la cuota que comprometió el país con la OPEP, tramitar una ley para recuperar recursos por actos de corrupción, entre otros.

Otro de los planteamientos empresariales que impulsó el ahora Ministro es prohibir, vía Ley, que los recursos del Banco Central y Seguro Social financien el déficit estatal. Una de sus tareas urgentes será concretar el proyecto de ley para implementar el plan económico que debía presentar el 22 de abril pasado su antecesora María Elsa Viteri, que aún no se entrega.

Desde los gremios, Martínez había cuestionado el planteamiento de Viteri de eliminar el crédito tributario para el Impuesto a la Salida de Divisas. Su llegada a esta Cartera genera expectativas en los mercados internacionales. Según un informe de la consultora Credit Suisse, el cambio “ayudará a calmar parte de la actual inquietud de los inversionistas internacionales con la deuda pública externa de Ecuador”.

Con este escenario, los rendimientos de los bonos soberanos de Ecuador cayeron; lo cual es positivo. Por ejemplo, el lunes, antes del cambio de Ministro, la tasa de rendimiento de los Bonos Global 2028 se ubicó en 10,13%, mientras que ayer bajó a 9,99%. Danilo Albán, de Analytica Investments, explica que esta reducción es importante porque significa que si Ecuador sale al mercado por nueva deuda, pagará menos tasa de interés.

Aunque los precios de los bonos ya están subiendo y las tasas de rendimiento han bajado, aún es muy pronto para hablar de una impacto importante, anotó el experto.

El riesgo país bajó ayer 32 puntos. Santiago Mosquera, docente de la USFQ, Business School, cuenta que ayer conversó con inversionistas y que ellos están inquietos por conocer al equipo que acompañará a Martínez y las medidas que tomará para solucionar problemas como el déficit fiscal y el desequilibrio en la balanza de pagos.

Para Miguel Ricaurte, economista y exrepresentante de Chile ante el FMI, aunque el mensaje inicial es positivo para los mercados, el reto de Martínez será conformar un equipo de trabajo que sea capaz “de ir más allá de la agenda empresarial y que plantee soluciones claras” para solucionar el principal problema del país: la brecha fiscal. “Tendrá que sacarse el sombrero de empresario, balancear las demandas de los sectores y tomar decisiones con un equipo técnico que no responda a intereses propios”, señaló.
 

Fuente: elcomercio.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *