LA CORTE CONSTITUCIONAL DESPACHARÁ EN ORDEN CRONOLÓGICO.

¿Por qué hay más de 14 000 procesos represados? ¿Por qué no ha primado el orden cronológico? ¿A qué intereses se atendieron?

Esas son las primeras interrogantes que se plantearon los nuevos jueces de la Corte Constitucional (CC), el pasado martes 5 de febrero de 2019, luego de su posesión oficial y de su primera reunión. Los magistrados Hernán Salgado, Teresa Nuques, Agustín Grijalva, Ramiro Ávila, Alí Lozada, Daniela Salazar, Enrique Herrería, Carmen Corral y Karla Andrade se posesionaron temprano en la Asamblea Nacional. También sus ocho suplentes: Raúl Llasag, Sandra Cordero, Marco Elizalde, Javier Aguirre, Dunia Martínez, Ana Abril, Raúl Ilaquiche y María Dolores Miño.

Entre aplausos, los juristas fueron recibidos por el Pleno. Luego hicieron un juramento colectivo. Y uno a uno firmaron el acta de posesión junto a la presidenta Elizabeth Cabezas. Solo la bancada correísta puso reparos a su designación. Incluso, en el momento del acto solemne se pusieron de pie y abandonaron el salón plenario Nela Martínez. Ese comportamiento lo repiten cada vez que la Asamblea debe posesionar a las nuevas autoridades designadas por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social transitorio. De inmediato, luego del acto formal, los nueve jueces titulares fueron a la matriz de la CC.

Desde las 11:30 se reunieron. Y las primeras resoluciones se comunicaron cuatro horas después, luego de debatir de manera reservada. Por unanimidad, el Pleno de la Corte designó a Hernán Salgado Pesántez, como su presidente para el período 2019-2022; y a Daniela Salazar, como la vicepresidenta. Ocho votos se registraron en cada selección. Solo los dos elegidos se abstuvieron en cada caso.

Salgado fue el mejor puntuado en el concurso que llevó una Comisión Calificadora, designada por las Funciones Ejecutiva, de Transparencia y Legislativa, y que luego fue validado por el Cpccs-t. En el caso de Salazar, en cambio, no fue la mejor puntuada. Pero Ramiro Ávila, quien la mocionó, indicó que se trata de una profesional con alta trayectoria, no solo en el campo del ejercicio del derecho, sino también en el académico. Además, en la primera jornada de la cita, los nuevos magistrados decidieron cuáles serán los cuatro ejes con los que trabajará el organismo durante los nueve años de gestión.

Estos son: independencia, cero corrupción, celeridad y sentencias de calidad. Luego de este anuncio, en el que no se aceptaron preguntas de los medios de comunicación, los jueces continuaron la reunión. No solo deben resolver asuntos que atañan a su función jurisdiccional, sino también administrativos. Por ejemplo, durante el tiempo que la CC estuvo sin funcionar jurisdiccionalmente todas las plazas de trabajo se conservaron. Ahora, es decisión de los nuevos jueces reestructurar la Secretaría General y los despachos del organismo.

La primera decisión para mejorar la gestión jurisdiccional es reformar el Reglamento de Sustanciación de Procesos para volver al orden cronológico de resolución de causas. Antes de que se creara la Corte Constitucional en el 2009, el extinto Tribunal trabajaba con un Reglamento de Trámites y Expedientes, que establecía la obligatoriedad de atender los procesos en orden de llegada. Sin embargo, la nueva entidad no revalidó este proceder en su normativa.

El constitucionalista Ismael Quintana dice que esta discrecionalidad permitió a los anteriores magistrados actuar con sesgo político. Es decir, atender primero los casos que no tenían carga política o que eran favorables y dejar en el limbo aquellos que podrían tener afectaciones para el Gobierno en funciones. Y el resultado fue la acumulación de causas sin resolver. Desde que la Corte entró en vacancia -por el cese de los anteriores magistrados- hasta el lunes anterior, según el sistema digital de la CC, se presentaron 1 443 causas.

Las acciones extraordinarias de protección -con 1 391 pedidos- fueron la figura más recurrente. Luego vienen los pedidos de inconstitucionalidad a los actos normativos, con 20 acciones. Además, estos casos se sumarán a los que ya estaban acumulados y que fueron una de las razones para la destitución de los exjueces.

Según el informe de evaluación, entre el 2012 y el 19 de julio del 2018, ingresaron a la CC 25 840 causas. De ellas, 15 326 recibieron actos de sustanciación en la Sala de Admisión, es decir, no se han admitido, inadmitido o rechazado 10 514 causas. Salgado, en representación de los nuevos magistrados, aseguró que los órganos de justicia del Ecuador están en deuda con el país. “La administración de justicia está muy venida a menos.

En el caso de la justicia constitucional atraviesa por una crisis severa donde se amalgaman la irresponsabilidad con la corrupción”, aseguró el funcionario.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *