La conjuntivitis llena las salas de espera de los hospitales

Dolor ocular, lagrimeo, ardor y picazón. La sintomatología común en estos días en la sala de espera del Hospital del Día Efrén Jurado la sufren personas con gafas oscuras y paños húmedos que aguardan un turno, que puede durar horas, para la atención por conjuntivitis.

Se trata de un brote que suma medio millar de infectados, atribuido por los médicos al feriado, pues en los días de carnaval hubo aglomeración de gente en varios balnearios y piscinas, y basta con que alguien presente la infección para que esta se propague.

También incide el cambio de clima. Es una enfermedad viral, indicó Josefina Vivar, directora médica de ese hospital. “Estos son los meses en que se presenta. Empieza en enero. Entonces atendimos a unas cuantas personas”, agrega.

Elvira Peña hacía fila en el hospital, lucía gafas oscuras y tenía una toalla de mano que utilizaba de manera recurrente para secar sus ojos, los cuales estaban hinchados y presentaban secreciones. “Me dio esta ‘patada china’. Es horrible la comezón y el lagrimeo. Ayer (miércoles) amanecí sin poder abrir los ojos”. La mujer cree que un vecino llevó la infección al barrio donde habita, en el sur.

Miriam Díaz Rosado esperaba detrás de ella, junto con al menos una veintena de pacientes que aguardaban con síntomas similares la mañana de ayer. El martes vio a su nieto con la afección y ayer ya empezó con la molestia en los ojos. “Es molestoso. Es un dolor que llega detrás de la cabeza y las vistas lagrimean solitas”. Asegura que no se ha puesto nada, ningún tipo de gotas, porque teme empeorar. “Una vez lo hice y me puse peor, por eso vine directo a hacerme ver y que aquí me receten”.

Es lo que recomiendan los médicos para evitar agravar el cuadro clínico, ya que aunque es una inflamación con similares síntomas, del estado del avance de la enfermedad dependerá la receta.

“Si hay mucho dolor en el paciente que llegue, se le envía un analgésico y unlubricante. Si hay irritación, va el antibiótico”, explica Magaly Iñaguazo, coordinadora del área de oftalmología del Hospital del Día del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, que solo el día miércoles atendió 578 pacientes por emergencia debido a esta causa y 90 más por consulta externa, lo que activó un plan de contingencia en el nosocomio.

“Prácticamente es una epidemia que se está dando, por lo que se está trabajando con las otras unidades médicas para atender a los pacientes que llegan con las molestias”, reconoce por su parte Vivar, y detalla que por ser una enfermedad viral, el contagio es rápido: se produce de manera directa, con el contacto.

“También está el contagio llamado ‘fómite’, que se realiza a través de algún medio, como un papel, el celular”, indica.

Receta. Los especialistas recomiendan no automedicarse.

El lavado de manos es importante para evitar el contagio. Asimismo el aseo de la cara si empieza con alguno de los síntomas.

Se recomienda lavar los ojos con agua fría, no exponerse al aire, al sol ni a la televisión. El descanso mínimo es de 3 días. El medicamento se debe tomar al menos por 10 días.

EXPRESO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *