LA ASAMBLEÍSTA MARÍA MERCEDES CUESTA SORPRENDE CON SU TESTIMONIO EN EL DEBATE PARA DESPENALIZAR EL ABORTO EN CASOS DE VIOLACIÓN.

El revelador testimonio de la asambleísta María Mercedes Cuesta marcó un punto de quiebre en la sesión de la Asamblea Nacional de este martes 15 de enero del 2019, cuando se debatía la reforma penal para no enviar a la cárcel a las mujeres víctimas de violación en Ecuador que deciden abortar, una de las propuestas de cambio en el Código Orgánico Integral penal (COIP). “Si ustedes me dicen ¿qué pienso sobre el aborto?

Lo digo claro y fuerte: Defiendo la vida desde la concepción, es una vida humana. Pero si ustedes me preguntan, como mujer, víctima de una violación y de abuso sistemático, no puedo condenar a una mujer violada, no puedo ser inhumana y no puedo enviar a la cárcel a la víctima de un delito que es uno de los más atroces que una mujer puede vivir, no puedo”, señaló Cuesta, la voz entrecortada.

¿Cómo puedo encarcelar a una mujer que se la ha violentado, que muchas de ellas no hablan, por miedo, y que son violadas sistemáticamente por sus vecinos, por sus padres, por sus abuelos, por sus primos, por sus parientes más cercanos, no puedo.

El debate no es si estoy de acuerdo o no en el aborto, el debate es si estoy de acuerdo que una mujer sea enviada a la cárcel después de haber sido violada y embarazada. También lo voy a decir claramente: No estoy de acuerdo, no puedo enviar a una mujer violada a la cárcel”. Actualmente, en Ecuador el aborto (la interrupción de un embarazo) es legal únicamente en dos casos: cuando corre peligro la salud de la madre y cuando ha sido fruto de violación a una mujer con discapacidad mental.

En la Asamblea se analizan reformas al COIP para ampliar la despenalización del aborto en cinco causales: violación, incesto, estupro, inseminación no consentida y malformación del feto que no haga viable su vida.

Este 15 de enero, además de Cuesta, en el Pleno de la Asamblea intervinieron diversos sectores, con sus puntos de vista. Jaime Arturo Pallares, del Colectivo Provida, pidió debatir el aborto en su verdadera dimensión, pues a su criterio es un negocio, que no paga impuestos, que no entrega facturas. “El aborto en caso de violación tiene un culpable, sancionémoslo; tiene dos vidas en peligro, respetémoslas”, dijo.

En el mismo sentido se pronunció Carlos Arsenio Larco, del Movimiento Vida y Familia. Según él, se requiere un sobre el abuso y la violación contra niñas, niños y adolescentes y sus consecuencias, pero no sobre la base de la interrupción del embarazo. Los dos se oponen a la despenalización del aborto en casos en que las mujeres quedan embarazadas por violación.

Si una mujer embarazada violada decide abortar, actualmente, el COIP contempla una condena de cárcel de uno a tres años.

En la Asamblea, Gina Benavides, defensora del Pueblo encargada, respaldó el debate para reformar el COIP. En Ecuador hay riesgo en ser mujer, hay embarazos adolescentes, hay violación, hay una vulneración permanente de los derechos de las mujeres y cinco comités de Naciones Unidas se han pronunciado y han sugerido que se despenalice el aborto en caso de violación e incesto, dijo Benavides.

Paola Mera, secretaria Técnica del Consejo Nacional para la Igualdad de Género, destacó que el debate está en la defensa del derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo. “Aquí tenemos que distinguir entre quiénes están a favor de la vida digna de niñas y mujeres que han sido víctimas de violación, pues quienes deben recibir una sanción son los victimarios y no las víctimas”, dijo.

El debate se suspendió en la Asamblea. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *