JULIAN ASSANGE DEJA DE DIRIGIR DE WIKILEAKS.

El fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, nombró este jueves, 27 de septiembre del 2018, redactor jefe del portal al islandés Kristinn Hrafnsson, antiguo portavoz de la organización, debido a su aislamiento en la embajada de Ecuador en Londres.
WikiLeaks denunció en un comunicado que Assange lleva “incomunicado seis meses, a excepción de las visitas de sus abogados, mientras está detenido arbitrariamente” en la embajada. Ecuador decidió en marzo cortarle el acceso a internet en la legación, en la que lleva refugiado desde 2012, tras reiterados reclamos para que evitara opinar sobre temas de política de terceros países. “Condeno el tratamiento a Julian Assange que ha conducido a mi nuevo rol, pero doy la bienvenida a la responsabilidad de asegurar que continúe el importante trabajo basado en los ideales de WikiLeaks”, señaló en el comunicado Kristinn Hrafnsson, que fue durante seis años (2010-2016) portavoz de la organización.
La Fiscalía sueca le abrió a Julian Assange, que seguirá siendo el editor de WikiLeaks, una investigación preliminar en 2010 por cuatro delitos sexuales denunciados por dos mujeres y que supuestamente fueron cometidos cuando había estado de visita en Suecia. Imagen de archivo muestra al periodista del portal WikiLeaks Kristinn Hrafnsson (i) junto al fundador de Wikileaks, Julian Assange (C), a su llegada a unos juzgados en Londres (Reino Unido) el 8 de febrero de 2011.
Assange fue detenido por la policía británica en diciembre de ese año por una orden internacional de arresto emitida por Suecia y, a partir de ahí, comenzó un proceso judicial que culminó en junio de 2012, cuando el Supremo reafirmó la extradición al país nórdico y el periodista se refugió en la legación ecuatoriana.
Las autoridades suecas cerraron en mayo del año pasado (2017) la investigación a Assange ante la imposibilidad de hacer avanzar el proceso, pero se mantiene la orden de detención contra él emitida en su día por la Corte de Magistrados de Londres. El periodista australiano teme que Reino Unido lo extradite a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos secretos.
El Gobierno de Ecuador le concedió en diciembre la nacionalidad ecuatoriana y pidió para él un estatus diplomático con el fin de poder sacarlo del Reino Unido, pero el Ministerio de Exteriores británico lo denegó.

FUENTE: DIARIO EL COMERCIO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *