JUEZA RECHAZA ACCIÓN DE PROTECCIÓN PEDIDA POR ASSANGE CONTRA PROTOCOLO DE ECUADOR.

El Procurador Íñigo Salvador (i) conversa con una abogada y el canciller de Ecuador, José Valencia (d), durante la audiencia en la que Assange demandó a las autoridades ecuatorianas que le impusieron un protocolo de permanencia en el oficina diplomática en Londres.

La jueza Karina Martínez rechazó la acción de protección presentada al protocolo especial de visitas, comunicaciones y atención médica de parte del activista y hacker naturalizado ecuatoriano Julian Assange.

Tras la reinstalación de la audiencia en el complejo judicial norte que duró más de 6 horas, Martínez dijo que es improcedente.

Alegó por ejemplo que se deben establecer lineamientos de convivencia.

La resolución es de primera instancia y puede ser apelada.

Con la demanda, el fundador de Wikileaks pretendía lograr el restablecimiento de sus telecomunicaciones, cortadas desde marzo por Ecuador, y bloquear la aplicación de un protocolo especial de convivencia para su asilo en la legación, cuyo incumplimiento derivará en la “terminación del asilo”.

El protocolo está vigente desde octubre y según el mismo las comunicaciones de Assange serán restablecidas.

Previamente la defensa de Assange alegó que ese protocolo afecta sus derechosmientras que la Cancillería y la Procuraduría argumentaron que solo busca normar su comportamiento pues, entre otras cosas, la embajada de Ecuador en Londres, Reino Unido, fue diseñada para el trabajo de funcionarios, atención al público, pero no para vivienda.

Carlos Poveda, defensor de Assange, sostuvo que está en riesgo la vida de su defendido.

El Estado ecuatoriano recordó que por la condición de asilado de Assange, desde 2012, está impedido de formular declaraciones que afecten la política interna o las relaciones con otras naciones.

Íñigo Salvador, procurador del Estado, pidió que se rechace la acción y sostuvo que la alternativa es la Corte Constitucional (CC) pero Poveda recordó que esa institución está en acefalía.

Según Salvador, al Ecuador le ha costado hasta el momento 6 millones de dólares, un millón anual la presencia de Assange.

El propio Assange intervino en la audiencia y según él, su asilo es objeto de presiones internacionales para que se lo retire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *