JUEZ MULTA A REPRESENTANTE DE LA SECRETARÍA DE DERECHOS HUMANOS QUE NO ASISTIÓ A AUDIENCIA EN CASO DE JORGE GLAS.

“Como un acto que viola todos los principios de lealtad procesal”. Ese fue el calificativo que Harrison Salcedo, abogado del exvicepresidente Jorge Glas, dio a la inasistencia del representante de la Secretaría de Derechos Humanos a la reinstalación de la audiencia en la que se escucharía la decisión del juez sobre si aceptaba o no la apelación del exmandatario al traslado de centro de Rehabilitación Social.

El traslado apelado por Glas se registró el 21 de octubre pasado, cuando el hombre fuerte de los sectores estratégicos del gobierno de Rafael Correa fue llevado desde la Cárcel 4, en Quito, al Centro de Rehabilitación Social de Cotopaxi (CRS) en Latacunga. Glas cumple una pena de seis años de cárcel por el delito de asociación ilícita relacionado a la trama de corrupción de Odebrecht.

El martes último, el juez de garantías penitenciarias Geovanni Freire suspendió la diligencia luego de casi dos horas de escuchar los alegatos de las partes. Poco más de diez simpatizantes del exsegundo mandatario asistieron a la diligencia fallida.

Según Salcedo, el traslado se dio sin la argumentación necesaria y violentó los derechos de su cliente; mientras que Diego Cobo, coordinador de la Cárcel 4 y representante de la Secretaría de Derechos Humanos argumentó que existía una falta de competencia en el caso, porque en el CRS Cotopaxi no existe amenaza alguna contra Glas y que en ese lugar hay un centro médico permanente que puede atender la condición médica de Glas, a diferencia de la Cárcel 4 donde no hay un médico de planta.

Para darse la reinstalación de la audiencia de apelación la norma exige que estén las mismas partes que participaron en la diligencia inicial. El juez Freire impuso una multa de cuatro salarios básicos unificados ($1.576).

“Lamento la suspicacia, pero creo que esto se trata de algún tipo de artimaña de carácter político para frenar lo inevitable”, apuntó Salcedo.

En el primer día de la audiencia de apelación, el juez Freire llamó la atención a Diego Cobo, pues su argumentación fue deficiente. El funcionario no impugnó la prueba presentada por Glas e incluso dijo inicialmente que no se oponía a la apelación del exvicepresidente. Por esa decisión Cobo minutos después pidió disculpas y señaló que sí se oponía al traslado solicitado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *