JACK MA SEGUIRÁ UN AÑO MÁS EN LA PRESIDENCIA DE ALIBABA.

El actual consejero delegado, Daniel Zhang, tomará el relevo del carismático empresario el 10 de septiembre de 2019.

Jack Ma, fundador del grupo de comercio electrónico chino Alibaba, dejará la presidencia de la compañía dentro de exactamente un año. La propia empresa lo ha asegurado así, a través de una carta escrita por el propio Ma, en la que el carismático líder de esta tecnológica pide dar paso a “gente más joven y con más talento”. Su sustituto será Daniel Zhang, de 41 años, que ejerce como consejero delegado de la empresa desde el año 2015.

Informaciones publicadas el viernes por The New York Times indicaban que Ma iba a dejar sus funciones en la empresa este mismo lunes, pero durante el fin de semana la empresa aseguró al South China Morning Post, periódico hongkonés del que es dueña, que las declaraciones de su presidente “se habían sacado de contexto”. Finalmente, el fundador del grupo seguirá un año más en el cargo, hasta el 10 de septiembre de 2019, y en el consejo de administración hasta la junta general de accionistas del año 2020.

“Ninguna empresa puede confiar únicamente en sus fundadores. De todas las personas, soy el primero que debo saberlo. Debido a los límites en la capacidad y la energía de uno mismo, nadie puede asumir las responsabilidades de presidente y consejero delegado para siempre”, dice Ma en la misiva. “Trabajaré estrechamente con Daniel para garantizar una transición exitosa”. La sucesión se hará efectiva el mismo día que Alibaba cumplirá 20 años.

Aunque fuera de toda responsabilidad corporativa, Ma seguirá formando parte de un órgano asesor para los directivos del grupo que tiene la postestad de nombrar una mayoría simple de los miembros del consejo de administración. Más allá de este cargo vitalicio, su objetivo es dedicarse a la filantropía, principalmente en el ámbito de la educación y tiene su propia fundación. Ma fue profesor de inglés antes de fundar Alibaba.

En el último lustro, Jack Ma ya ha dejado progresivamente el día a día de la empresa en manos de Daniel Zhang, el actual consejero delegado y sucesor como presidente. Ma, de 54 años, ha ejercido estos últimos años de embajador de la empresa, reuniéndose con jefes de Estado o empresarios y dando conferencias por todo el mundo sobre liderazgo o explicando las bondades de la globalización. Zhang, por ejemplo, ha sido el ideólogo y ejecutor del “Día del Soltero”, celebrado cada once de noviembre, el ya consolidado como mayor festival de compras en línea del planeta.

Pero a Ma, al menos en China, le rodea un aura de ídolo de masas por haberse convertido en uno de los hombres más ricos del país (actualmente el tercero, según Forbes, con una fortuna estimada de 36.600 millones de dólares) y haberlo conseguido desde sus humildes orígenes y sin el apoyo directo –aunque sí implícito- del Gobierno chino. Pocos en China se escapan de los enormes tentáculos del grupo (630 millones de usuarios activos mensuales) centrado en el comercio electrónico, pero también en el entretenimiento, las finanzas, la computación en la nube o las redes sociales. Su visión de conectar la mayor fábrica del mundo con el mayor mercado -llevándose a Ebay por el camino- han llevado a Ma a situar a Alibaba como sexta mayor empresa del mundo por valor de mercado, con una capitalización bursátil de 420.000 millones de dólares. También ha revolucionado los sistemas de pago electrónico y por móvil con Alipay, omnipresente en China.

Muchos le han acusado, sin embargo, de no hacer lo suficiente para evitar la presencia de productos falsos en las plataformas del grupo o de exagerar las cifras de sus negocios para favorecer el crecimiento de la empresa. Y, pese haber protagonizado en 2014 la mayor salida bursátil de la historia de Wall Street y haber adquirido plataformas de comercio electrónico en India y el sureste asiático, a Alibaba se le sigue resistiendo el mercado internacional, que representa solamente un 8% de sus ingresos totales.

La retirada de Jack Ma, la primera de uno de los grandes empresarios del joven sector tecnológico chino, se produce en medio de un endurecimiento de la competencia en el mercado local, con la compañía JD.com arañando cuota de mercado en el ámbito del comercio electrónico y Tencent en el de las finanzas y redes sociales. También bajo un mayor escrutinio de las autoridades locales sobre las tecnológicas, particularmente por el control de contenidos en redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *