HAY CONTRADICCIONES EN EL DISCURSO POLÍTICO DE JAIME VARGAS, PRESIDENTE DE LA CONAIE.

Un mes después del paro nacional, cuyos efectos se investigan en la Fiscalía y en la Asamblea, las declaraciones del principal rostro de ese suceso, Jaime Vargas, líder del movimiento indígena, aún generan polémica.

“¡Señores de la Policía Nacional, de las Fuerzas Armadas, únanse al pueblo, no cumplan esas órdenes de ese traidor, mentiroso, ladrón que se ha unido con (Guillermo) Lasso y (Jaime) Nebot. A las Fuerzas Armadas, quítenle apoyo…”, sentenciaba el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) el 10 de octubre en el ágora de la Casa de la Cultura.

Ese día se conoció de la muerte de dos indígenas en las protestas, lo que enardeció a la multitud, y que conllevó a que diez miembros de la Policía Nacional sean retenidos.

Por este hecho hay una denuncia en la Fiscalía por el presunto delito de secuestro.

Durante su comparecencia en la Comisión legislativa que investiga el paro, el miércoles pasado, Vargas negó que hayan estado secuestrados: “Nunca hubo secuestro”. “Creo que los policías pasaron más tranquilos, más sanos que en la casa”.

Aseguró que nunca quisieron dar un golpe de Estado, que solo querían que se derogue el decreto 883 que eliminó los subsidios a los combustibles y por el que se suscitó el paro de once días. Aunque ese 10 de octubre llamó a la fuerza pública a quitar el apoyo a Lenín Moreno.

No vamos a amenazar, nosotros actuamos, y si el presidente de la República está buscando que pase como en Bolivia, si quiere que pase eso, es voluntad de ellos… Ahí está la propuesta”. Jaime Vargas, presidente de Conaie

Que el 9 de octubre, cuando ingresaron a la Asamblea Nacional solo querían “saludar”, pero que los legisladores al parecer “estaban de vacaciones”.

Negó que haya pedido bloquear el flujo del petróleo en la Amazonía: “Nadie cerró las válvulas, once días pasó guardadito el petróleo”. Pero en transmisión en vivo el 10 de octubre gritó:  “He mandado a cerrar todas las llaves del petróleo, carajo”.

Ante un encuentro con las comunidades de Morona Santiago, Vargas planteó que con los “excombatientes, con nuestra seguridad comunitaria, tenemos que hacer nuestro propio ejército”.

Luego de que la Fiscalía abrió una investigación por el presunto delito de promover grupos subversivos, el líder indígena puntualizó que se trata de un ejército comunitario, no armado. “…Una guardia indígena que brinde la seguridad dentro de nuestros territorios, apegado a la Constitución de cooperación entre la justicia ordinaria y justicia indígena”.

El 13 de octubre, luego de que la Conaie aceptó dialogar con el régimen para elaborar un decreto alternativo al 883, con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Conferencia Episcopal de mediadores, el 17 de octubre resolvió no seguir en el proceso, pues rechazaban las acciones judiciales iniciadas por los hechos del paro. 

Y crearon un Parlamento Popular de los Pueblos que elaboró una propuesta de plan económico al régimen.

Ahora Vargas anunció que convocarán a la ONU y a la Iglesia para que le informen qué están haciendo respecto al diálogo y sus propuestas económicas. Ambas instituciones han dicho que su participación fue como facilitadora y que la Conaie fue la que suspendió el diálogo al no sentarse a elaborar un nuevo decreto.

En la elaboración de estas propuestas económicas del movimiento indígena estuvo presente el economista Pablo Dávalos, cercano a Pachakutik.

Él tuiteó el 10 de noviembre  que entre el movimiento correísta de la Revolución Ciudadana y PK  se estaba creando un “frente común”. El tuit se eliminó. La Conaie desmintió esa intención. Vargas dijo que eran declaraciones personales, pero que ya lo habían “cortado”.

A un medio, Dávalos le dijo que “no sabía de dónde salían esos comentarios”, pues incluso habían hablado sobre la inadmisión de una demanda ante la Corte Constitucional en la que la Conaie planteaba la destitución de los nueve magistrados, por no haber tratado una demanda en contra del préstamo que hizo el Fondo Monetario Internacional (FMI) al país.

El jueves, la Conaie emitió un nuevo comunicado firmado por su presidente, en el que enfatizan que Dávalos “no es un vocero autorizado”. Que “no avalan” las acciones de quien venía asesorándolos sobre el pedido de destitución de esos jueces. “Rechazamos la intromisión de abogados que no están vinculados a nuestra organización y con quienes no tenemos relación alguna. Lamentamos el mal uso de nuestros logos”, indica esa misiva.

Estas acciones se dan en un ambiente en el que Vargas advierte al Gobierno con iniciar nuevas movilizaciones si no se acogen sus propuestas económicas o archivan el proyecto de Ley de Crecimiento Económico, que consideran una “provocación”, según un comunicado  divulgado el viernes.

FUENTE: DIARIO EL UNIVERSO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *