GRAN BRETAÑA AUTORIZA A PFIZER Y BIONTECH EL USO DE SU VACUNA CONTRA EL COVID-19.

Pfizer y BioNTech anunciaron el miércoles que recibieron permiso para el uso de emergencia de su vacuna contra el COVID-19 en Gran Bretaña, la primera del mundo respaldada por ciencia rigurosa y un paso importante hacia el final de la pandemia.

La medida convierte a Gran Bretaña uno de los primeros países en comenzar a vacunar a su población, mientras trata de frenar el brote de coronavirus más letal de Europa.

“La vacuna estará disponible en toda Gran Bretaña a partir de la próxima semana”, dijo el Departamento de Salud y Seguridad Social en un comunicado. El Servicio Nacional de Salud “tiene décadas de experiencia en programas de vacunación a gran escala y pondrá sus extensos preparativos en acción para atender y apoyar a todos aquellos elegibles para la vacunación”.

Otros países no se quedan atrás: Estados Unidos y la Unión Europea también están revisando el fármaco de Pfizer, además de uno similar de su competidor Moderna Inc. Los reguladores británicos evalúan además otra fabricada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Según medios británicos, se ha pedido a los hospitales de Inglaterra que se alisten para comenzar a inmunizar al personal sanitario a partir de la próxima semana.

Pfizer dijo que comenzará a enviar de inmediato suministros limitados de la vacuna a Gran Bretaña, y que se ha estado preparando para una distribución a mayor escala por si la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos toma la misma decisión que las autoridades británicas, algo que se espera que ocurra a principios de la próxima semana.

Pero las dosis de la vacuna son escasas, y los primeros envíos se racionarán hasta que se fabriquen más en los primeros meses de 2021.

El director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, calificó la decisión británica como “un momento histórico”.

“Nos estamos centrando en avanzar con el mismo nivel de urgencia para suministrar de forma segura una vacuna de alta calidad en todo el mundo”, afirmó Bourla en un comunicado.

Aunque Gran Bretaña ha encargado a Pfizer vacunas suficientes para inmunizar a 20 millones de personas, no está claro cuántas llegarán antes de final de año. Uno de los desafíos para su distribución es que el medicamento debe almacenarse a temperaturas ultra bajas.

Para protegerse del coronavirus se necesitan dos dosis con tres semanas de diferencia. El gobierno británico dice que los trabajadores sanitarios de primera línea y los residentes en residencias de mayores serán los primeros en recibirla, seguidos de adultos mayores.

Pero el primer ministro, Boris Johnson, advirtió que “primero debemos atravesar un duro invierno” de restricciones para tratar de frenar el virus hasta que haya vacunas suficientes para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *