FUNERAL DE JULIO CÉSAR TRUJILLO FUE CON HONORES DE ESTADO Y CONDECORACIÓN.

Con honores y una de las más altas condecoraciones que entrega el Estado a quienes han servido al país, se despidió ayer a Julio César Trujillo, político y abogado ecuatoriano que presidió el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) de transición.

Trujillo falleció el 19 de mayo a sus 88 años, en el hospital Metropolitano, tras enfrentar una hemorragia intracerebral, por la que permaneció hospitalizado casi una semana.

Cada acto fúnebre estuvo matizado por honores de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas.

Al mediodía de ayer, su féretro fue trasladado desde el Centro Cultural de la Universidad Católica, de la que él fue su vicerrector, y en donde se levantó una capilla ardiente para recordarlo, hasta la parroquia La Dolorosa en el norte de Quito, en donde se celebró una misa de cuerpo presente.

La iglesia estaba llena de autoridades de Estado, amigos, familiares, dirigentes sociales, sindicalistas y también sus admiradores.

Fue el canciller José Valencia quien recibió el ataúd que era cargado por oficiales de las tres ramas de las Fuerzas Armadas y escoltado por la esposa de Trujillo, Martha Troya.

En la eucaristía se lo recordó como un hombre profundamente católico.

Su sobrino, Juan Fernando Salgado, resumió cómo fue su vida junto a “su tío querido”, que los reunía para las “fanescas y navidades”; y que ya en muchas ocasiones los había “hecho volar al hospital anunciando tu partida, y contradecías a los doctores… No te querías ir”.

“Fuiste un hombre de convicciones. Un tío amoroso, del que siempre nos sentiremos orgullosos”, recordó.

Eduardo Mendoza, quien asumió la presidencia del CPCCS transitorio durante la convalecencia de Trujillo, dio también un mensaje con los cinco vocales escoltándolo desde el púlpito.

Enalteció su figura y su trabajo político, sobre todo el que hicieron en el transitorio, pues para “devolver la institucionalidad, Trujillo se convirtió en un faro moral del país”.

Julio César Trujillo aceptó la misión de rescatar a la patria y enrumbarla. Nunca esquivó su entrega a la patria. Dejó el calor del hogar por el frío del despacho, para impulsar una patria nueva”. Eduardo Mendoza, consejero

Se me hizo como un héroe de una epopeya. Espera después de haber cumplido con eficiencia un servicio a una causa el último esfuerzo para desfallecer, así era Julio César Trujillo”. Lenín Moreno, jefe de Estado

Al final de la misa, se anunció que el jefe de Estado, Lenín Moreno, suscribió un decreto ejecutivo con el que se le entregó la condecoración post mortem a la Orden Nacional San Lorenzo Gran Cruz, para reconocer en él “las virtudes de quienes han servido al país”. La medalla la recibió su viuda.

En unas breves palabras, Moreno contó que cuando se dio la oportunidad de conformar el Consejo transitorio no había dudado ni por un momento en que debía ser Trujillo quien lidere el proceso. “Lo veíamos como un ser de otro mundo, de otra historia, tiempo”.

A la salida de la iglesia, el féretro fue llevado al camposanto Monteolivo para su sepelio en un vehículo Hammer militar descapotado.

A su ingreso hubo más honores militares, pero este acto fue reservado solo para la familia y amigos.

Fiscalía sí investigará

La Fiscalía General informó ayer que decidió abrir una indagación previa respecto de la “agresión” a Julio César Trujillo, durante una sesión del Consejo de Participación Ciudadana, del 13 de mayo pasado. Ese día un grupo de personas abuchearon a la autoridad que falleció el domingo pasado. La Fiscalía atendió así un pedido hecho por la Función de Transparencia y Control Social, el lunes último.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *