EXDIRECTOR DE LA SECOB TUVO CONTRATOS POR $40 MILLONES EN YACHAY.

Hace tres años, un letrero en San Miguel de Urcuquí (Imbabura) anunciaba, a todo color, la construcción de un proyecto que prometía convertirse en la ‘cuna’ de la investigación científica del país. Incluso del mundo, según sus promotores, en temas agrícola, energético, genética y biodiversidad.

Compuesto por tres edificios, uno de ellos para laboratorios, y con una inversión de $40 millones, el  proyecto Clúster Ciencias de la Tierra arrancó en las afueras del área  urbana de la Ciudad del Conocimiento Yachay,  en la base de la loma ‘La Llamarada’, siguiendo el cauce de un arroyo cercano. En ese lugar, el letrero que promocionaba la obra aún sigue de pie, pero sus letras las ha borrado el paso del tiempo.

El sueño del clúster se quedó a la mitad y hoy comprende un conjunto de bloques grises expuesto al deterioro ambiental y un área central en la que sobresalen filas de hierro con óxido, y advertencias vanas: “¡Atención! Zona de obras”.

“Está en el 50 % el clúster. Todo lo que es obra gris está, lo que es estructura. Solo faltan los acabados…”, resume Julio Vinces Navarrete, subgerente de Gestión Territorial e Infraestructura de Yachay EP, al hablar del clúster de la Tierra, componente 10 de un contrato por $169 millones, firmado en noviembre del 2015 entre la empresa pública Yachay y la estatal china China Gezhouba Group.

Este es el mayor contrato firmado para el proyecto Yachay, que en total recibió unos $440 millones durante la gestión del expresidente Rafael Correa, según los contratos públicos.

En los alrededores del clúster hay pancartas de Gezhouba como contratista del proyecto, aunque varios proveedores señalan que detrás de la china figuraba el exdirector del Servicio de Contratación de Obras, Secob, Juan Carlos Checa Reinoso, uno de los funcionarios de mayor confianza de Correa.

A Checa lo reconocen como el constructor de varios componentes del millonario complejo Yachay. Este proyecto incluía, a más del clúster, un centro de salud, laboratorios, instituto tecnológico, mercado, centro de emprendimiento, planta de tratamiento y sistema de agua, viviendas, Data Center, y alcantarillado sanitario y pluvial.

Del contrato adjudicado a Gezhouba, al menos tres subcontratos, que suman $34,2 millones, recibió el exfuncionario del correato, según documentos recibidos por este Diario. Lo hizo a través del Consorcio Río Amazonas (CRA), al que representa como su procurador común, y que está conformado por su empresa, la Constructora Río Amazonas, y su socia, la compañía Bueno y Castro Ingenieros y Asociados, a la que Checa cuando dirigió el Secob le adjudicó cinco obras por $67 millones, del 2011 al 2013.

Los subcontratos señalan que la china Gezhouba traspasaba una parte de la obra al Consorcio CRA por el 80% del monto de los precios unitarios de materiales, quedándose la contratista principal con el 20% del monto reconocido por Yachay EP en el contrato.

Checa y tampoco Gezhouba han aceptado una entrevista. Solo un empleado de la china respondió: “He pasado su mensaje a la administración y me indicaron que van a consultar con el departamento jurídico y cualquier novedad se comunicará el abogado con usted”.

El consorcio de Checa (CRA) recibió de Gezhouba, en marzo del 2016, dos subcontratos: uno para la provisión de materiales y alquiler de maquinaria por $20,1 millones, y otro por $12,6 millones para las obras civiles y pruebas mecánicas y eléctricas de los componentes 5 (Centro Infantil del Buen Vivir), 8 (centro de emprendimiento) y 10 (clúster Ciencias de la Tierra). En agosto del 2016, CRA se adjudicó con otro subcontrato de Gezhouba por $1,5 millones para laboratorios docentes.

En tres de estas obras se incumplieron los plazos: el centro infantil debía concluirse en 120 días, pero se entregó en 274; los laboratorios docentes tenían plazo de 210 días, pero demoró 626 días; y la construcción del clúster, prevista para un año, “está paralizada e intervenida por la Contraloría”, según un informe de Yachay EP.

La construcción del edificio de la Senescyt en Yachay, contratada con el consorcio de la china CRBC y la ecuatoriana Semaica, estuvo parada desde enero del 2018, pero Yachay tenía previsto reiniciar los trabajos esta semana. La empresa de Checa fue subcontratista de esta obra por $3,8 millones.

Por último, China CAMC Engineering subcontrató a Checa para la Unidad del Milenio Yachay, según testimonios y documentos recabados por este Diario, que señalan que el subcontrato habría llegado a $2,6 millones. En los informes tributarios de CAMC consta que la firma de Checa le facturó $2,1 millones del 2015 al 2017.

“Queremos finalizar las obras paradas. Se ha avanzado en la vialidad”, explicó Rudolf Bauman, gerente técnico de Yachay EP, y agregó: “Ha sido un tema complejo. No se lo puede arreglar de un día para otro. Hemos empezado por los puntos más críticos”. En Yachay está pendiente el sistema de agua potable y alcantarillado, el clúster de la tierra y dos obras que no se van a ejecutar (el data center y la segunda fase del Instituto Tecnológico). La política de la actual administración apunta a la optimización de recursos y priorización de necesidades. apuntó Bauman.

FUENTE: DIARIO EL UNIVERSO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *