ESTADOS UNIDOS OFRECIÓ VARIOS MILLONES AL CAPITÁN DEL PETROLERO IRANÍ RETENIDO EN GIBRALTAR PARA QUE LO ENTREGARÁ.

El carguero, sancionado por Washington, permanece en el Mediterráneo oriental sin destino conocido.

Un alto funcionario estadounidense ofreció varios millones de dólares al capitán de un buque petrolero iraní que se sospecha viajaba rumbo a Siria, confirmó este miércoles a la AFP el Departamento de Estado. El diario británico The Financial Times informó que Brian Hook, el emisario de Estados Unidos para Irán, se comunicó por correo electrónico con el capitán Akhilesh Kumar, de nacionalidad india, para ofrecerle “buenas noticias”: millones de dólares en efectivo para vivir cómodamente si desviaba al Adrian Darya 1 hacia un país donde pudiera ser confiscado.

“Hemos visto el artículo del Financial Times y podemos confirmar que los detalles son precisos”, dijo a la AFP una portavoz del Departamento de Estado, quien confirmó que han contactado a varios capitanes y compañías navieras advirtiendo sobre las consecuencias de proveer o dar apoyo a una organización terrorista.

El Adrian Darya 1 estuvo retenido por seis semanas en Gibraltar, el territorio británico de ultramar, porque se sospechaba que cargaba petróleo iraní para ser entregado en Siria, principal aliado árabe de la república islámica, lo que va en contra de las sanciones impuestas por la Unión Europea sobre el régimen del presidente Bashar al Asad.

El 18 de agosto, Gibraltar liberó el barco, cuyo nombre era antes Grace 1, tras las protestas de Estados Unidos y luego de recibir por escrito garantías de que la nave no tocará puerto en países sancionados por la Unión Europeo. Según autoridades estadounidenses, Kumar, de 43 años, asumió como capitán del barco en Gibraltar.

Tras su aparente falta de respuesta a la oferta de Estados Unidos, el Departamento del Tesoro impuso el viernes sanciones al buque y a Kumar, congelando cualquier activo que pueda tener en Estados Unidos y penalizando cualquier transacción financiera estadounidense con él.

Desde que el Adrian Daya 1 zarpó de Gibraltar ha tenido un comportamiento errático. Ha estado navegando en el Mediterráneo oriental, cerca de Líbano. Estados Unidos ha amenazado de forma unilateral con sanciones que buscan impedir cualquier venta de petróleo por parte de Irán, en un intento por disminuir la influencia de ese gobierno en la región.

El jefe de la diplomacia iraní, Mohamad Javad Zarif, dijo en Twitter que “habiendo fracasado con la piratería, Estados Unidos se basa directamente en el chantaje: nos entregan el petróleo iraní a cambio de varios millones de dólares o sufren sanciones”. “Es muy similar a la invitación que tuve hace unas semanas para ir a la Oficina Oval” de la Casa Blanca, agregó.

El ministro iraní dijo que rechazó una invitación a la Casa Blanca antes de ser finalmente sancionado personalmente por Washington.

La portavoz de la diplomacia estadounidense, Morgan Ortagus, respondió a Zarif: “Habiendo fracasado con la piratería, Irán se basa directamente en el chantaje: denos 15.000 millones de dólares o desarrollaremos nuestras actividades nucleares”, tuiteó, aludiendo a la línea de crédito que Teherán actualmente negocia con los europeos para eludir las sanciones de Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *