El robo y el microtráfico, los delitos a mitigar en la Estatal

Con la instalación de más luminarias, 40 cámaras de seguridad, una Unidad de Policía Comunitaria Móvil (UPC) en el ingreso y 20 policías dando vueltas abordo de bicicletas en tres turnos distintos, la Universidad de Guayaquil y la Gobernación del Guayas esperan disminuir el alto número de robos a personas y mitigar el consumo y venta de drogas que se registra en el interior y alrededor del campus principal.

El primer paso fue dado ayer con la entrega oficial de nueve bicicletas, la UPC y el compromiso que adquirió la Universidad para instalar, en menos de tres meses, las cámaras que serán conectadas al servicio integral de seguridad del ECU 911.

“Hemos realizado estos cambios ante la necesidad que tiene la Universidad de disminuir los delitos que afectan a la comunidad, especialmente durante las noches”, dijo el coronel Rommel Navarrete, comandante del distrito Modelo.

Según Navarrete, el robo de celulares y computadoras portátiles son muy frecuentes, debido a la gran cantidad de población flotante que ingresa al campus, incluso con el único objetivo de delinquir. El hurto de accesorios de vehículos también está en la lista de los más cometidos.

“Hace dos meses a mi amiga le robaron la maleta en la que guardaba su computadora. Ella la dejó unos minutos encima de una mesa mientras compraba algo. Todo fue muy rápido y como siempre nadie vio. A veces andamos con miedo, así que esperamos que esto ayude a que no ocurra”, dijo Xiomara Montaño, alumna de Administración de Empresas.

Galo Salcedo, rector de la Universidad de Guayaquil, indicó que la institución tiene sus propios protocolos de actuación cuando descubren que un profesor o alumno ha cometido un delito y que eso ha causado disuasión, pero que no es suficiente.

“Reconocemos que hay lugares muy álgidos, muy peligrosos que tenemos que atender, lamentablemente es la verdad. El Malecón del Salado, la entrada número uno de la Universidad. Ahí estarán los compañeros policías”, precisó el directivo.

Para identificar la presencia de los expendedores de droga, las direcciones de Antinarcóticos y de Delitos contra la Propiedad asignarán a agentes civiles que recorrerán la universidad en horarios previamente determinados.

El plan de seguridad arrancaba desde ayer, sin embargo, en un recorrido realizado por este Diario durante la tarde se pudo constatar que solo un uniformado abordo de una bicicleta estuvo dando vueltas por el campus universitario. A lo largo del parque lineal no hubo presencia policial, pese a que es el lugar que más preocupa.

“Ojalá esto se haga tal y como lo dijeron las autoridades en la mañana, porque si así es el primer día no queremos pensar cómo será cuando pasen semanas o meses. Queremos que no nos engañen y que se tomen medidas reales.”, dijo Fiorella Macías, estudiante de la facultad de Filosofía.

Fuente: expreso.ec 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *