EL PRESIDENTE DE FILIPINAS ANIMA A MATAR A LOS OBISPOS CATÓLICOS PORQUE LOS CONSIDERA INÚTILES.

El presidente de Filipinas, un país en el que el 85% de la población se declara católica, declaró sin pudor este miércoles que los obispos son unos “inútiles” y animó a matarlos a todos. Rodrigo Duterte, que dirige con mano de hierro el país asiático desde 2016, declaró: “Esos bastardos no sirven para nada. Lo único que hacen es criticar”. La Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas no ha querido entrar al trapo y se ha negado a responder a Duterte: “No queremos añadir más leña al fuego. Cualquier comentario solo exageraría el asunto”, ha indicado este jueves un portavoz de la conferencia episcopal, Jerome Seciliano.

Duterte, de 71 años, no se tomó bien la crítica de los obispos, a los que entonces calificó como “hijos de puta”. En su último ataque, el presidente de Filipinas ha llegado a decir que Iglesia católica es la institución ‘más hipócrita del mundo’ y que “el 90 % de sus sacerdotes son gais”.

El portavoz del Gobierno, Salvador Panelo, defiende que las palabras de Duterte no hay que entenderlas como algo literal, sino que empleó la ‘hipérbole’ para lograr un ‘efecto más dramático’ en sus comentarios. El pasado mes de junio, Duterte enfadó a los fieles filipinos al llamar “estúpido” a Dios. Poco después, inició un diálogo con la jerarquía católica del país y pactaron una tregua en el cruce de acusaciones. Una moratoria que ha durado poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *