EL PAPA FRANCISCO PIDE A IVÁN DUQUE TRABAJAR POR LA UNIDAD DE LOS COLOMBIANOS.

El Pontífice y el presidente colombiano abordan el proceso de paz en Colombia y el éxodo venezolano en un encuentro en el Vaticano.

El Papa Francisco y el presidente colombiano, Iván Duque, mantuvieron un encuentro privado este lunes en el Vaticano de cerca de media hora en el que el principal tema sobre la mesa fue el proceso de paz en el país, tras la firma del acuerdo entre el Gobierno del entonces presidente, Juan Manuel Santos, y la guerrilla de las FARC en 2016. Un pacto que el Pontífice siempre ha defendido con determinación y hacia el que Duque, cercano al expresidente conservador Álvaro Uribe, ha mostrado reticencias. De hecho, gran parte de su campaña para los comicios que se celebraron este año se centró en las críticas a los acuerdos que pusieron fin a más de medio siglo de guerra. El Papa ha pedido al mandatario que trabaje por la unidad del país en una clara referencia a la división que aún hoy genera este pacto entre los colombianos.

También abordaron el éxodo venezolano a consecuencia de la crisis social y económica que atraviesa el país. En una en una rueda de prensa después de la reunión, Duque explicó que Francisco respalda la política migratoria colombiana, “de brazos abiertos”, para recibir a los inmigrantes venezolanos —la ONU calcula que 2,3 millones de personas huyen de Venezuela a través de la frontera colombiana y que en el país hay alrededor de un millón de refugiados—. “Recibí con agrado el mensaje del Santo Padre para que sigamos haciendo esta política fraterna para recibir a los hermanos venezolanos en nuestro país”, dijo.

El presidente colombiano, habitualmente crítico con las políticas de Nicolás Maduro en Venezuela, que ha calificado recientemente como una “dictadura deleznable”, reafirmó que Colombia no tiene la intención de cerrar fronteras y que está dispuesto a recibir a todos los que huyen de la “tragedia” del país vecino. Además, indicó al papa que “se están haciendo esfuerzos con la comunidad internacional para movilizar recursos para una respuesta multilateral a esta problemática”. Y afirmó que recibió “esa voz de apoyo tan importante” del pontífice argentino.

La premura con la que se cerró la cita en el Vaticano ─apenas dos meses después de la toma de posesión del presidente colombiano─ es señal, para muchos expertos vaticanistas, del interés y el apego del Pontífice por Colombia y por dialogar con el nuevo mandatario lo antes posible.

En el Vaticano había sentado bien el tono conciliador que utilizó el nuevo jefe de Estado en su primer discurso tras la investidura y su llamamiento a la unidad, evitando odios y confrontaciones. Algo que encaja con lo que el Papa llama la cultura del encuentro. Este lunes Francisco animó a Duque a trabajar por la concordia y la unidad del país y a ser “las manos” que pongan remedio a “la veta tan dura” que dejó el conflicto. “Buscar lo que une y superar lo que divide”, insistió leyendo la inscripción del medallón símbolo de la paz que le regaló. El presidente colombiano destacó su buena sintonía con el Pontífice. “Me motivó mucho la forma en la que interpretó el mensaje nuestro del llamado a la unidad sobre los grandes temas nacionales”, dijo y añadió: “También recibí una voz de respaldo de Su Santidad para que se pueda hacer una reincorporación efectiva de las personas que han dejado la violencia y que quieren iniciar un proceso de reconciliación con el pueblo colombiano”.

En la reunión posterior que mantuvo con el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, el presidente colombiano adelantó que el diálogo con el Ejército de Liberación Nacional, ELN, solo se llevará a cabo “si se cumplen las condiciones de entrega de los secuestrados y se pone fin a cualquier tipo de acción criminal y violenta”. Duque explicó que su Gobierno está comprometido con la agenda de la paz, pero precisó que los 300 crímenes que se han cometido desde que se firmó el acuerdo de paz en diciembre de 2016 con la antigua guerrilla de las FARC siguen siendo un escollo. “El principio es muy sencillo: no hay ideología ni causa que justifique un homicidio ni un secuestro, ni extorsión y la violencia no puede ser la forma de aproximar al Estado”, añadió.

El Papa visitó Colombia, con un porcentaje muy elevado de fieles, hace un año, cuando el presidente era Juan Manuel Santos, para apoyar el proceso de reconciliación. Llegó en medio de una transición sin precedentes tras los acuerdos con las FARC y alto el fuego del ELN que todavía dividen profundamente a la sociedad colombiana y a la propia Iglesia del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *