El IESS pagó subsidios médicos por $ 598 mil a afiliados sanos

Unos 270 afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) recibieron –entre 2014 y 2016– depósitos en sus cuentas bancarias de entre $ 1.000 y $ 11.000, dinero que algunos de ellos dijeron que creían que se trataba de valores acreditados por su empleador.

Pero en realidad, el depositante era el IESS del Guayas y esos pagos correspondían a subsidios de enfermedad, aunque ellos estaban sanos.

“El 26 de octubre de 2015 recibí un valor de $ 1.234 en mi cuenta, lo tomé como pago de una supuesta liquidación que la empresa Calenseg tenía pendiente conmigo”, dijo Carlos Roca, uno de los 270 afiliados. Más tarde, cuando supo el origen del dinero, aclaró: “No me niego en ningún momento a cancelar (…), pido se me dé una forma de pago”.

Su versión consta en un informe aprobado por la Contraloría General del Estado en febrero pasado, tras una auditoría realizada al proceso mediante el cual la Dirección Provincial del IESS del Guayas acreditó subsidios médicos sin los certificados legales, en el periodo enero 2014-diciembre 2016.

La conclusión del informe: se pagaron 1.622 subsidios por enfermedad por un total de $ 598.311, sin documentos de respaldo, como la solicitud del mismo afiliado o de su representante, ni el certificado médico de enfermedad o incapacidad, extendido por un profesional del IESS.

Los subsidios se ingresaron con la clave de Eulalia Villón, oficinista de la Subdirección de Prestaciones del Seguro de Salud de Guayas, y en horarios de entre las 08:00 y las 07:45 del día siguiente. Mientras que los pagos se ejecutaron desde la matriz nacional en Quito.

“Es claro que si bien se determina que los ingresos se hicieron desde mi usuario no hay constancia ni pruebas de que los haya efectuado yo…”, dice por escrito Villón, de 49 años. EL UNIVERSO le pidió una entrevista en junio, pero no aceptó.

Sin embargo, en su versión a la Contraloría, ella explica: “En el año 2014 tan solo se realizó un ingreso por parte de mi usuario, por lo que no tiene lógica que se haya hecho en el año 2015 y 2016 tal cantidad de ingresos, más aún en horas que no corresponden a las de mi jornada de trabajo (…), en horas de la madrugada la suscrita no ha laborado en su oficina”.

El pago de subsidios de enfermedad sin documentos de respaldo aumentó en el IESS desde el 2014. Ese año se cancelaron dos subsidios sin certificados de sustento por $ 7.405, sin embargo, al año siguiente la cantidad subió a 195 subsidios por $ 54.840. Para el 2016, la cifra se había incrementado exponencialmente, se pagaron 1.425 subsidios sin soportes, por un monto de $ 536.065.

Según el informe de la Contraloría, la Dirección provincial del IESS en Guayas pagó en el periodo 2014-2016 un total de 221 subsidios con respaldo versus 1.622 sin documentos de soporte por $ 598.311

De este total, el IESS recuperó $ 173.804 hasta el 2017, luego de comunicarse con las empresas o entidades, las que el informe no señala como vinculadas, pero donde laboraban los afiliados que recibieron los pagos. Entre ellas, según la Contraloría, Thinicorp S.A., Mantahost S.A., TIA S.A., Calenseg Cía. Ltda., Southlogic, Latienvases, Nestlé, Grupasa, Dipor, Ecuaestibas, Custosecurity, La Fabril. Por recuperar aún quedan $ 424.507.

“Estoy sin trabajo (no puedo pagar), nos sacaron con visto bueno”, se quejó Vicente Asán, quien recibió un subsidio del IESS por $ 3.884, aunque nunca estuvo enfermo, cuando era operador de máquinas de una de las empresas mencionadas.

Esta solicitó el visto bueno ante la Inspectoría de Trabajo y despidió a 58 trabajadores que habían recibido los subsidios del Seguro Social.

El abogado que defiende a los exobreros en un juicio por supuesto fraude procesal, Mayquen Godoy, asegura que se los despidió mediante un documento forzado del IESS, razón por la que los jueces, indica, dictaron en junio medidas cautelares contra varios directivos de esa compañía. Mientras, el defensor de la compañía dijo que “la empresa hizo bien en separar a personas que no actuaron con probidad”.

Se utilizó nombre de médico que había renunciado al IESS

Para validar los pagos de subsidios y autorizar los 1.622 periodos de descanso médico, que no tenían documentos de respaldo, se utilizó el nombre de un médico general que había renunciado dos meses antes de que se iniciaran las irregularidades en la Dirección Provincial del IESS de Guayas.

“La fecha de validación de todos los certificados son posteriores a mi fecha de salida del IESS”, señaló a la Contraloría Christian Castro, médico del IESS que laboró ahí hasta el 27 de agosto del 2014.

Castro indicó: “Al no ser dentro de mi periodo de gestión, (la información) debe ser requerida a quien usó mi nombre dentro del IESS a mi salida de la institución”. “Además debo indicar que dentro de las funciones que desempeñé mientras laboré en el IESS nunca estuvo la de validación de certificados médicos, no recibí ni clave ni capacitación alguna del proceso”, agregó Castro.

La emisión de los certificados médicos es un requisito obligatorio para autorizar los periodos de descanso de salud a los afiliados al IESS. Sin ese requisito, el sistema informático del Seguro Social no permite la continuación del trámite ni el posterior pago del subsidio por enfermedad.

Las anomalías revisadas por el equipo de auditoría de la Contraloría se registraron el 15 de octubre de 2014 y en el periodo comprendido entre el 13 de mayo de 2015 y el 30 de marzo de 2016, “en horarios laborables y no laborables que oscilaron entre las 08:00 y las 07:45 del siguiente día”.

El informe de la Contraloría señala que los pagos de subsidios sin respaldo se dieron durante las administraciones de los directores provinciales del IESS en Guayas: Iván Espinel Molina, de junio del 2013 a diciembre del 2014, y Yullet Erazo Valverde, de junio del 2015 a diciembre del 2016. “No supervisaron como responsables de coordinar el pago de prestaciones al asegurado”, precisa el informe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *