DISTRIBUIDORES DE COMBUSTIBLE PREOCUPADOS POR EL ABASTECIMIENTO DE GASOLINA Y DIÉSEL.

El sector de los distribuidores de combustibles está preocupado por el abastecimiento de las gasolinas y el diésel.

La alta demanda del día anterior a la subida de precio, la falta de recursos para comprar producto más caro por los propios gasolineros, así como el temor de los transportistas del combustible de ser afectados por la paralización, son los principales problemas.

Según Francisco Silva, presidente de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Petróleo del Ecuador, el pasado martes hubo una demanda atípica de los combustibles.

Decenas de consumidores no dudaron en hacer filas durante horas para abastecerse. A Silva, que tiene una gasolinera en Latacunga, se le acabó la extra a las 22:00, y pidió a policías que se encontraban en el sitio que anunciaran que ya no había ese combustible.

Algunos se fueron, pero la mayoría se quedó para comprar súper. Esto provocó que ayer no hubiera suficiente combustible.

Una complicación adicional, dijo Silva, es que no tienen recursos para comprar el producto más caro, y que deberán hacer préstamos.

Ayer, que el precio ya estuvo a niveles internacionales, el galón de extra costaba $ 2,39. El diésel está en $ 2,30.

Silva explicó que si bien los precios han sido liberalizados, la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero (ARCH) es la encargada de fijar el costo a nivel de terminal y un margen de comercialización, por lo que en todas las gasolineras se exhibió el mismo precio para extra, ecopaís y diésel. No así para la súper.

Petroecuador emitió un comunicado indicando que sus refinerías, oleoductos y poliductos trabajan con normalidad y que garantizan el adecuado abastecimiento.

En la tarde, algunas estaciones de servicio colocaron cinta de seguridad para cerrar la atención. Horas antes habían atendido con normalidad.

Héctor Álava, quien es taxista informal, se abasteció al mediodía al nuevo valor en una gasolinera de la avenida Domingo Comín, en Guayaquil. Al día consume ocho galones de extra, lo que representaba $ 12, pero con la eliminación del subsidio estima que su gasto será de unos $ 5 más.

A esta hora, la cantidad de usuarios en gasolineras era baja. Carlos  Zambrano, también taxista informal, gastaba de $ 8 a $ 10 diarios en combustible y ahora calcula  que necesitará entre $ 16 y $ 17.

Reconoció que mucho tiempo se ha mantenido el subsidio, pero que se deberían subir los sueldos para cubrir ese gasto.

Más datos.

5 dólares al tanquear. Es el cálculo de aumento entre los conductores que ayer se abastecieron de gasolina extra con el precio liberalizado que rige en el país para los combustibles.

54 centavos más. Por galón de gasolina ecopaís se paga en estaciones de servicio, una vez que se eliminó el subsidio. Así, el precio para el consumidor pasó de $ 1,85 a $ 2,39.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *