DETIENEN A DIRECTOR DE LA EMPRESA DE SEGURIDAD ESPAÑOLA QUE ESPIÓ A JULIAN ASSANGE.

El propietario de UC Global quedó en libertad condicional y está siendo investigado por violar el secreto de las reuniones del ciberactivista con sus abogados.

Agentes de la policía registraron las oficinas de la empresa e intervinieron discos duros de ordenador y documentación que está siendo analizada por el juez José de La Mata. En su domicilio se le requisaron, también, dos pistolas con la numeración borrada y 20.000 euros. Morales fue trasladado a Madrid, donde declaró en la sede de la Audiencia Nacional y quedó en libertad condicional. Se le retiró el pasaporte, embargaron sus cuentas bancarias y tiene que presentarse dos veces por semana en la sede judicial.

Las pesquisas de la Audiencia Nacional se iniciaron el pasado mes de agosto, semanas después de que EL PAÍS revelara vídeos, audios e informes confidenciales de esta empresa de seguridad en los que se acredita que se espiaron las reuniones de Assange con sus letrados y colaboradores en las que se preparaba su estrategia de defensa. Las cintas son una muestra de la violación del secreto de las comunicaciones abogado-cliente. EE UU ha solicitado al Reino Unido la extradición del australiano por difundir acciones militares secretas en Afganistán e Irak y le acusa de delitos que suman 175 años de prisión.

Tras las informaciones de este diario, la defensa de Assange presentó una querella criminal contra Morales, al que acusan de los presuntos delitos contra la intimidad y contra el secreto de las comunicaciones abogado-cliente, apropiación indebida, cohecho y blanqueo de capitales. Ni el director de UC Global S. L. ni su letrado han respondido a las llamadas de este periódico para recabar su versión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *