DESCONTENTO CONTRA EL EXPRESIDENTE DE BOLIVIA CRECE DENTRO DE SU PROPIO PARTIDO POLÍTICO.

Estaba en la mesa principal instalada en un coliseo en Cochabamba buscando imponer a sus candidatos para los comicios cuando comenzaron los disturbios al grito de “¡Fuera, fuera, fuera!”. El descontento contra el expresidente de Bolivia, Evo Morales, crece dentro de su propio partido.

Una tensa reunión partidaria este lunes terminó con un silletazo contra el ex presidente de Bolivia Evo Morales que en los últimos días se ha enfrentado al desacuerdo de sectores de su partido por la selección de candidaturas para las próximas elecciones subnacionales.

“Fuera, fuera, fuera” o “renovación, renovación” se escuchó durante una reunión en la localidad de Lauca Ñ, en el trópico de Cochabamba, el bastión político y sindical de Morales, como preludio para un descontento mayor registrado por teléfonos móviles que más tarde coparon los medios locales y las redes sociales.

En la mesa principal instalada en un coliseo estaba Morales junto con otros integrantes de su partido cuando el descontento se hizo mayor.

A pesar de que un par de personas trataban de contener la molestia para proteger al ex mandatario, que es presidente del gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS), no faltó aquel que se animó con cierto disimulo a lanzar una silla plástica contra Morales, según consta en los videos.

En cambio, otra silla lanzada después, con mayor vehemencia, que iba dirigida hacia el ex presidente, pegó en el borde de la mesa, dejando sin reacción a los improvisados escoltas de Morales.

Antes del incidente, Morales, con un mensaje en Twitter, acusó a la “prensa de derecha” de tergiversar lo que sucede en las reuniones partidarias en las que se menciona el “dedazo”, o decisión supuestamente unilateral del ex mandatario para definir las candidaturas.

Morales rechazó aquellas versiones argumentando que a los medios que publican eso “no les interesa la verdad” y defendió que el MAS “tiene diversas formas de elegir candidatos”.

Lo ocurrido en esta jornada se suma a otros casos recientes en los que se ve un aparente malestar dentro del partido de Gobierno, como el viernes pasado, cuando algo similar pasó en una población del departamento de Potosí, al extremo de que Morales tuvo que ocultarse y algún otro colaborador suyo tuvo que disfrazarse para evitar agresiones.

Las pugnas dentro del MAS se han manifestado en silletazos en algún otro encuentro en la región oriental de Santa Cruz, y otros desacuerdos en la sureña Chuquisaca.

Tras la crisis política y social que vivió Bolivia el año pasado y la victoria electoral del presidente Luis Arce, algunos sectores del MAS pidieron un proceso de renovación sin desconocer el liderazgo de Morales dentro de la organización.

El ex mandatario se ha mostrado permanentemente activo desde su regreso a Bolivia el pasado 9 de noviembre y ha participado en varios eventos, como ruedas de prensa y encuentros de su partido.

En varias regiones del país el MAS no ha logrado consensos para elegir candidaturas entre varios postulantes a los que se les exige respaldo popular, compromiso y trayectoria política dentro del partido, mientras que otros sectores son insistentes en rechazar a invitados o viejos allegados a Morales.

Bolivia celebrará elecciones para gobernadores y alcaldías el primer fin de semana de marzo del próximo año.

Desacuerdo en otras candidaturas.

Pero con aquel incidente no acaba la elección de candidatos en el Movimiento Al Socialismo. Luego de los sillazos en Lauca Ñ, la pelea sigue en Santa Cruz de la Sierra. Esta mañana, en la sede de la Federación de Campesinos, las organizaciones de base del MAS, campesinos, interculturales, Bartolinas y la nueva dirección del partido elegida en San Julián, desconocieron a Pedro García como candidato a la Gobernación de Santa Cruz, informa el diario boliviano El Deber.

Las bases insisten con Mario Cronenbold, el exalcalde de Warnes que tiene el respaldo de las bases campesinas.

El lunes, en un accidentado ampliado en Lauca Ñ, las bases se opusieron por la fuerza a la designación de Carlos Romero como candidato a la Gobernación. Con dos sillazos, uno contra Carlos Romero y otro contra Evo Morales, echaron por tierra la designación. Luego de un cuarto intermedio, proclamaron a Pedro García, presentador de televisión promovido por el Plan 3000, como el candidato, apunta el medio boliviano.

Sin embargo, esta mañana, las organizaciones madres del MAS han desconocido la resolución de Lauca Ñ e insisten con la proclamación de Cronenbold, que perdió el favor de Morales luego de declarar a favor del no procesamiento a Luis Fernando Camacho, su eventual contrincante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *