COLOMBIA RECHAZA LIMITAR EL DERECHO AL ABORTO

La Corte Constitucional confirma la norma vigente, que contempla tres supuestos, y exhorta al Congreso a regular la interrupción del embarazo.

Colombia ha despejado, al menos por el momento, los temores a que el derecho al aborto se viera cercenado por una reforma regresiva. La Corte Constitucional rechazó este miércoles poner límites a la interrupción voluntaria del embarazo, como planteaba la ponencia de una magistrada que proponía añadir un plazo máximo de dos trimestres a la ley vigente. El alto tribunal ratificó las normas que ya existen y que obedecen a tres supuestos: peligro para la salud de la mujer, grave malformación del feto y violación o incesto. El fallo, que se impuso con seis votos contra tres, supone una victoria de las voces que reclaman la eliminación de obstáculos y una legislación más avanzada.

Abortar en Colombia fue ilegal hasta 2006 y, desde entonces, se puede acceder a ese derecho si un médico determina que se dan las condiciones y lo autoriza. El año pasado se practicó 10.517 veces, lo que representa un aumento significativo respecto a 2016, cuando se realizó en 6.500 ocasiones. Sin embargo, no solo hay mujeres que aún no conocen el procedimiento para solicitarlo, sino que a menudo se convierte en un laberinto. “Hoy día existen todavía todo tipo de barreras y de trabas para que las mujeres soliciten el acceso al servicio de la interrupción voluntaria del embarazo”, denunció la Corte. “Esa situación implica un evidente incumplimiento de los compromisos que asumió el Estado colombiano”.

El Pleno del tribunal abordó este debate porque una de sus miembros, la magistrada Cristina Pardo, intentó fijar un nuevo protocolo que hubiera prohibido el aborto, bajo cualquier circunstancia, a partir de la semana 24. Sus argumentos se apoyaban en el caso de una mujer que tuvo que acudir al juez para poder interrumpir el embarazo en avanzado estado de gestación. Su posición solo tuvo el apoyo de una tercera parte de la sala. Pero la decisión es relevante porque enfrentaba dos visiones de los derechos reproductivos y finalmente ganó el planteamiento más garantista.

En cualquier caso, la Corte Constitucional no cerró la puerta a que el poder legislativo intervenga en la legislación. De hecho, exhortó al Congreso, con una composición muy fragmentada después de las últimas elecciones, para que regule la interrupción voluntaria del embarazo, “incluido, si es el caso, el tema de plazos y el aborto libre”. Se trata de una petición que el tribunal formuló también en materia de eutanasia, aunque el Parlamento todavía no ha recogido el guante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *