CADENA PERPETUA PARA EL YERNO DE HÉLENÉ PASTOR POR ORDENAR SU MUERTE.

Cadena perpetua para el yerno de Hélène Pastor por ordenar su muerte

Wojciech Janowski ha pedido disculpas a su expareja e hija de la millonaria monegasca asesinada, justo antes de que el jurado se retirara a deliberar.

Wojciech Janowski, el yerno de la multimillonaria monegasca Hélène Pastor fue condenado este miércoles a cadena perpetua por ordenar el asesinato hace cuatro años de su suegra, la matriarca de la segunda dinastía más poderosa del principado tras los gobernantes Grimaldi y a quien se conocía como “la mujer de los 12.000 millones de euros”. El antiguo cónsul honorario polaco en Mónaco negó de manera fehaciente cualquier implicación en el crimen durante años, antes de dar un inesperado giro la víspera de la sentencia y reconocer, por boca de sus abogados, que efectivamente fue él el que organizó su muerte a tiros cuando salía de un hospital de Niza en mayo de 2014.

“Es una condena ejemplar”, se felicitó Gildo Pallanca-Pastor, el hijo menor de la víctima y hermano de la expareja de Janowksi, Sylvia Ratkowski-Pastor, en declaraciones a la Agencia France Presse. “Siempre estuve seguro de la culpabilidad de Janowski y el jurado no ha sido engañado con su última manipulación, la confesión de último minuto, un último intento de rehuir su responsabilidad”, sostuvo en referencia a la sorpresa de la víspera, cuando su excuñado, por boca de sus abogados, reconoció por fin su culpabilidad tras años de negaciones.

Un dibujo de Wojciech Janowski, durante el juicio.
Un dibujo de Wojciech Janowski, durante el juicio.

Horas antes de conocer su sentencia, justo antes de que el jurado se retirara a deliberar, Janowski se había dirigido en la mañana del miércoles por primera vez a su excompañera y sus hijos para pedirle perdón por sus actos. “No tengo nada que añadir”, comenzó en referencia al reconocimiento, 24 horas antes y a través de sus abogados, de que fue él quien ordenó el asesinato de Pastor. “Pido disculpas a Sylvia y a mis hijos”, agregó brevemente desde el banquillo de los acusados, mirando a la que fuera su pareja durante casi tres décadas, según describió AFP.

Janowski sin embargo no dijo nada ni sobre la muerte del chófer y mayordomo de Pastor, Mohamed Darwich, abatido junto a su jefa cuando ambos salían en coche de un hospital de Niza en mayo de 2014 tras visitar al hijo menor de la millonaria. Sus abogados habían pedido que fuera absuelto de su muerte, en un intento de aligerar su pena. Tampoco se dirigió al segundo hijo de Pastor, Gildo Pallanca-Pastor, sobre quien en un primer momento de las investigaciones Janowski intentó arrojar las sospechas sobre la muerte de su madre, antes de acusar a su entrenador personal, Pascal Dauriac, de haberlo orquestado todo. Este, otro de los acusados principales del doble asesinato y que durante el juicio reconoció haberlo actuado en nombre de Janowski, aseguró durante el proceso que el excónsul polaco también quería que se matara a su cuñado, que estuvo presente durante todas las audiencias, como acusación particular. Dauriac ha sido condenado a 30 años de cárcel.

Wojciech Janowski y su esposa Sylvia Ratkowski-Pastor, hija de Hélène Pastor, en Mónaco, en 2003.
Wojciech Janowski y su esposa Sylvia Ratkowski-Pastor, hija de Hélène Pastor, en Mónaco, en 2003. CENTAURO (EL PAÍS)

El abogado de Gildo Pallanca-Pastor, Thomas Giocardi, había criticado la tardía e indirecta admisión de culpa de Janowski. “Podría haber reconocido su implicación de propia voz. Nada ha salido de su boca sobre los actos que cometió”, destacó. Al comenzar el juicio, el hijo menor de Pastor, fruto del segundo matrimonio de la rica heredera monegasca, había manifestado su esperanza de que Janowski, por fin, “reconozca que ordenó el asesinato de mi madre y que dé explicaciones sinceras”.

Más que la culpabilidad del principal acusado, la verdadera duda durante las cinco semanas que ha durado el proceso era la dureza de la condena contra un hombre que, hasta el último momento, intentó negar los hechos pese a la montaña de evidencias. De hecho, la pista de una acción de la mafia fue rápidamente desechada por la policía, que empezó a seguir el rastro de Janowski, convencida, por detalles de los hechos, de que el responsable tenía que ser alguien próximo a Hélène Pastor, heredera de un imperio inmobiliario fundado por su abuelo en 1926 y que su padre, Gildo Pastor, consolidó en los años 60 y 70, cuando su familia se codeaba con el príncipe Rainiero y la princesa Grace Kelly.

El sumario de caso que se juzga en Bouches-du-Rhone, en Aix-en-Provence, Francia.
El sumario de caso que se juzga en Bouches-du-Rhone, en Aix-en-Provence, Francia. AFP

Una de las pistas decisivas fue el momento y lugar del asesinato de una mujer muy recogida y que apenas se desplazaba del trabajo a su casa, todo en el pequeño Mónaco. Eran muy pocos los que sabían que Pastor acudía de forma regular al hospital L’Archet de Niza para visitar a su hijo Gildo, quien unos meses antes había sufrido un derrame cerebral que nunca trascendió a la prensa. Pero un hombre armado de un fusil los esperaba a la hora precisa en que Pastor salía en el coche que conducía Darwich del hospital y los acribilló a tiros antes de huir ayudado por un cómplice. El tirador, Samine Said Ahmed, y el hombre que reclutó y organizó la operación en Niza, Al Haïr Hamadi, también fueron condenados a cadena perpetua. En total, en el último mes y medio fueron juzgadas una decena de personas. La pena más suave decretada este miércoles fue de 15 años de cárcel.

El juicio suscitó un gran interés tanto en Mónaco como en Francia, donde numerosos medios tuvieron enviados especiales en el tribunal. Pero la saga judicial no acaba necesariamente esta jornada. El abogado de Janowski, Eric Dupond-Moretti, ha anunciado su intención de apelar la sentencia, según la emisora France Info.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *