BARCELONA SE QUEDA CON EL ÚLTIMO CLÁSICO DEL ASTILLERO DEL 2018.

Tras el pitazo final del árbitro Roddy Zambrano, una explosión de júbilo entre jugadores e hinchas de Barcelona SC, que esperaron ocho fechas para volver al triunfo.
Este domingo 14 de octubre del 2018 venció 1-0 a Emelec en un apasionante Clásico del Astillero y volvió a la pelea. La tensión y el nerviosismo se sintió en todo el estadio, entre los hinchas, jugadores y técnicos. El temor de una derrota, sobre todo para los canarios, era evidente, porque caer ante los eléctricos significada prácticamente despedirse de toda opción de ganar la etapa.
Emelec fue un equipo práctico, que se defendió con orden, apresuró a Barcelona SC en las salidas y apeló al contragolpe. Los canarios siempre controlaron el balón, sobre todo con el regreso de Matías Oyola tras una larga lesión que lo marginó de las canchas justo en las ocho fechas que su equipo no ganó. Por eso el primer tiempo careció de peligro en los pórticos, aunque sí se jugó con mucha intensidad, porque las marcas fueron asfixiantes de lado y lado. La intención siempre fue marcar, pero no cometer errores defensivos.
Las emociones crecieron en el segundo tiempo. El empate tampoco era un buen negocio para ambos elencos. En el minuto 60, la sangre de la gente torera se heló cuando Brayan Angulo capturó un pase largo, superó a Félix Torres e impactó el balón en el vertical izquierdo de Máximo Banguera. Y en la réplica, en el 61′, Christian Alemán y Beder Caicedo se juntaron, pero Ariel Nahuelpán no logró empujar el balón ya con el golero Esteban Dreer vencido. La zaga reaccionó a tiempo.
La algarabía para los más de 35 000 hinchas que llegaron al estadio se dio en el minuto 67, cuando Michael Arroyo levantó un centro y el joven central Félix Torres sorprendió a todos para empujar el balón de cabeza. Fue su primer tanto en el torneo y por eso soltó lágrimas en la celebración. A partir de ese momento, Emelec cambió su plan defensivo para buscar el empate. Sin embargo, dejó espacios que los locales intentaron aprovechar. Así el clásico ganó mayor intensidad, se volvió de ida y vuelta.
El conjunto azul poco a poco se adueñó del balón, pero careció de precisión porque los amarillos, en cambio, demostraron solidez defensiva en este partido, algo que padeció en los ocho anteriores cuando empató cinco y perdió tres veces. Los últimos minutos fueron dramáticos, con dos equipos que lucharon y se entregaron para dar un espectáculo.
Emelec nunca bajó los brazos y Barcelona SC quiso el segundo gol tranquilizador. Finalmente, los dirigidos por Guillermo Almada volvieron a ganar, a sonreír porque este triunfo los puso nuevamente en la pelea por ganar la etapa. Sumó 21 puntos y está a cuatro del líder Macará.
El ‘Ballet Azul’ también está en la lucha, porque a pesar de la derrota, también cuenta con 21 unidades y justamente recibirá en la siguiente fecha al puntero ambateño.
El árbitro de este compromiso fue Roddy Zambrano, asistido por Byron Romero y Edwin Romero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *