AUDIENCIA DE APELACIÓN DE JULIAN ASSANGE SE INSTALA EN ECUADOR.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, participa hoy, miércoles 12 de diciembre del 2018, en la audiencia de apelación a la negativa de la justicia ecuatoriana de emitir una acción de protección a su favor, después de que la Cancillería le impusiera unas normas de convivencia en su Embajada en Londres, donde está asilado desde 2012.

El recurso se ventila en la Corte Provincial de Pichincha y con él Assange quiere que la justicia revoque la decisión emitida el 29 de octubre por una instancia inferior que rechazó su petición. La audiencia, que se instaló con un tribunal integrado por los jueces Fausto Chávez, Cecilia Acevedo y Ana Intirago, se inició con una declaración del australiano, aunque se desconoce por el momento si estaba grabada o fue en directo.

Assange recibió en agosto un documento con un régimen de visitas, higiene y tratamiento médico de emergencia con el que Ecuador trataba de poner fin a lo que una alta fuente de Cancillería calificó en ese momento de “caprichos” del activista. Dicho documento le restablecía por ejemplo el uso de la red inalámbrica de internet de la Embajada, con la condición de que no hiciera pronunciamientos políticos como los que en marzo pasado habían llevado a Ecuador a cortársela.

Ecuador se reservaba la posibilidad de poner fin al asilo en los casos de violación extrema de las condiciones del documento. Aconsejado por su equipo de abogados, que encabeza el exmagistrado español Baltasar Garzón, Assange consideró que ese pliego vulneraba sus derechos, argumento que causó la indignación en Ecuador y que los tribunales de primera instancia rechazaron.

El procurador general del Estado, Íñigo Salvador, explicó entonces que “básicamente” la corte rechazó el recurso al considerar que “el protocolo especial de visitas, comunicaciones y atención médica, no ha conculcado ninguno de sus derechos”. Desde entonces las relaciones entre el activista y Ecuador son “correctas pero no de confianza”, dijeron fuentes diplomáticas, y recientemente el Gobierno  ha designado a un nuevo Embajador en Londres.

Jaime Marchán, un experimentado diplomático, tiene entre sus objetivos resolver el caso de asilo, después de que fracasaran varios intentos a finales de 2017, como el de naturalizarlo ecuatoriano para concederle un estatus diplomático. Assange se refugia en la Embajada de Ecuador desde 2012, cuando era requerido por las autoridades suecas debido a las acusaciones de dos mujeres por presunta violación, que él negaba, una causa ya archivada.

Aun así, sigue bajo asilo por temor a que, si sale, sea deportado a Estados Unidos, donde presume que podría ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos confidenciales. En una entrevista, Marchán aseguró que se había conseguido el compromiso de dos secretarios de Estado británicos de que, si accedía a salir, no sería extraditado a ningún país donde su integridad corriera peligro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *